Cómo deshidratar frutas y verduras?

Los alimentos deshidratados conservan sus propiedades nutritivas. Una de las ventajas de deshidratarlos es que pueden comprarse las frutas y verduras de temporada cuando están baratas para utilizarse después.

Existen varias maneras de deshidratar, aquí presentamos las más utilizadas:
  • Al sol
En un bastidor de madera clave una manta de cielo o una malla plástica bien restirada. Encima acomode las frutas y verduras. Póngalas al sol y deles vuelta, al menos, una vez al día.

Cúbralas con otra manta de cielo para protegerlas de las moscas, los mosquitos y el polvo.

Por la noche, deberá guardar el bastidor bajo techo.

La mayoría de las frutas y verduras tardan de 3 a 5 días en deshidratarse.
  • Bajo techo
Secador eléctrico: Se necesita una caja de cartón sin tapa forrada por dentro con papel aluminio (el lado más brillante hacia el interior de la caja; una charola o un comal del tamaño de la caja y un foco de 60 vatios unido a una extensión y con un socket de baquelita.

Deberá hacer una pequeña hendidura en una de las esquinas de la caja; pase por ella el foco. Pinte la charola o el comal de negro mate por la parte de abajo, cuando seque tape con ella la caja de cartón, con el lado negro hacia abajo.

Engrase la parte de arriba con aceite de cocina, para que no se peguen los alimentos que deshidratará.

Ponga los alimentos en la charola; conecte la extensión y en 12 horas apróximadamente estarán deshidratadas.

Para preparar las frutas y verduras deberá escoger aquellas en buen estado, maduras pero no pasadas. Lávelas bien, pele las de cáscara gruesa y córtelas en rebanadas delgadas, para que sequen bien y pronto (procurando que todas las rebanadas sean del mismo grueso, con la finalidad de que sequen al mismo tiempo).

Deberá poner unos minutos en agua con jugo de limón aquellos alimentos que se enegresen con el aire (por ejemplo, el chabacano, el plátano, el durazno, la manzana y la papa).

Sumerja las verduras en agua hirviendo o póngalas al vapor después de rebanarlas, con esto conservaremos su color, secarán mejor y se destruirán las enzimas que las echan a perder (los hongos, los pimientos y los chícharos no requieren este proceso).

Ponga a secar los alimentos sin encimarlos, en un deshidratador (pueden ser alguno de los anteriormente indicados) y déles vuelta de vez en cuando.

La fruta está seca cuando las rebanadas están correosas y se pueden doblar, en cambio la verdura se vuelve quebradiza.