Cómo almacenar agua caliente?

Colectores solares, construir colectores solares, almacenar agua caliente, calentador solar de agua,


Cómo almacenar agua caliente?

La gran mayoría de los colectores solares consisten en serpentines que absorben el calor de los rayos solares para calentar el agua.

Ya caliente, ésta circula hasta un depósito recubriendo con aislante térmico, donde se almacena y se mantiene caliente, o bien hasta un interruptor de calor, donde transmite su temperatura al agua de uso doméstico y luego vuelve al serpentín para calentarse nuevamente.

El sistema puede contar también con un termostato que controla el flujo, cerrándolo por la noche y en días nublados. Un colector poco costoso es el de placa plana.

Para mejores resultados, los colectores deben estar orientados hacia el sur, y su ángulo con respecto a la
horizontal debe ser igual a la latitud de la zona más 15 grados.

Se recomienda la instalación en la azotea, al ras del suelo, pero si el techo no tiene la inclinación adecuada, es conveniente ponerlos separados de él por un extremo para formar el ángulo, y anclarlos para que queden firmes para que puedan resistir el viento.

En lugares muy fríos, el agua del colector de placa plana puede llegar a congelarse por la noche o en días nublados. Para evitarlo, algunos colectores de este tipo contienen anticongelante.

Y otros están provistos de un dispositivo de drenaje que vierte toda el agua en el intercambiador de calor o en el depósito y, cuando la radiación solar reaparece, la hace circular de nuevo por el serpentín.

Para construir un colector solar capaz de calentar 200 litros de agua, con tubería de cobre de 3/8 de pulg haga un serpentín rectangular de 75 X 180 cm.

Las terminales del serpentín tienen que quedar en los lados cortos, en esquinas opuestas, y tienen que tener un codo que sobresalga unos centímetros del rectángulo para conectar después los tubos de plástico de entrada y salida de agua.

Suelde el serpentín a una lámina metálica resistente, de igual dimensión y píntela de negro por el lado del serpentín y de blanco por el otro.

Haga una caja aislante con una lámina acanalada de asbesto, de forma rectangular y un poco más grande que la metálica, y dos piezas de madera recortadas siguiendo el perfil de la lámina.

Los canales de la lámina de asbesto le serán útiles para paredes de los lados largos y las piezas de madera como paredes de los lados cortos.

Estas últimas tienen que tener una perforación para la terminal que corresponde a cada serpentín, pegue la primera pared corta a la lámina y selle bien la junta.

Después cubra el fondo de la caja con una capa gruesa de aserrín o paja y ponga encima el serpentín, con el lado negro hacia arriba y haciendo pasar una de las terminales por la perforación que corresponda.

Coloque, entonces la otra pared corta metiendo la terminal en su perforación, séllela como la primera y cubra la caja con plástico transparente bien estirado.

Para terminar ponga el colector a una altura un poco más abajo que la del tinaco, en un lugar donde permita que los rayos solares le den el mayor tiempo posible, y dele la orientación y la inclinación que en lo anterior se menciona.

Para almacenar el agua caliente, use como depósito un tambo de 200 litros de capacidad; píntelo de negro y póngalo en posición horizontal, con la abertura superior 30 cm más alta que la salida de agua del colector.

Puede hacerlo de la siguiente manera; utilizando tubo de plástico negro para conducir el agua y tubo galvanizado par la toma de aire del depósito, que debe llegar a la altura de la toma de aire del tinaco.

La capacidad de este colector tiene que ver con la capacidad de radiación solar que reciba, en días muy soleados puede llegar a calentar los 200 litros que le caben al depósito.

Comentarios