Cómo cuidar a un recién nacido?

Recién nacido, cuidado bebés, circuncisión, evitar araños recién nacidos bebes, niños, cuidado, limpieza del muñón umbilical, cortar las uás de un bebé, New born, taken care of babies, circuncisión, to avoid araños new born you drink, children, care, cleaning of the umbilical trunnion, to cut uás of a baby

¿Cómo cuidar a un recién nacido?

Casi todos los padres manejan a su primer hijo como si fuera un globo lleno de agua, a punto de estallar. Por regla general estos padres se preocupan por las uñas de su hijo, las manchas de la cabeza y (de ser el recién nacido un niño) de circuncidarle el pene.

El ombligo raramente requiere cuidados especiales. Inmediatamente después del nacimiento el doctor ata el cordón umbilical y lo corta a unos centímetros de distancia del cuerpo del niño. El pequeño trozo de cordón que queda unido al bebé se llama "muñón umbilical". Se seca y aproximadamente al cabo de una semana cae, dejando una herida en el ombligo.

En algunos casos puede observarse una gota de sangre en el muñón o alrededor del ombligo. Hay que sacarlo con un algodón esterilizado e informar al médico. La zona que rodea al ombligo debe mantenerse
limpia y seca. El médico suele recomendar que no se bañe el recién nacido hasta que se caiga el muñón y la herida cocatrice. Se recomienda lavarlo con una esponja.

Algunas veces se irrita y alrededor del ombligo la piel presenta un color rojizo. Si esto sucede es que puede haber una infección y es recomendable avisar al médico.

El recién nacido se araña con frecuencia a menos que se le corten las uñas de vez en cuando. En caso de que el niño se agite demasiado, se le pueden cortar las uñas con gran facilidad mientras esté durmiendo.

Los espacios blandos del cráneo son zonas en las cuales los huesos no se han soldado todavía. Estas zonas están recubiertas por una membrana muy resistente; lavarle la cabeza no le causará ningún daño mientras no se haga de un modo brusco.

Un día o dos después de la circuncisión, a veces aparecen unas gotas de sangre en el pene. Los primeros días es recomendable aplicarle vaselina o algún aceite suavizante y cubrirlo con una gasa esterilizada. Al cabo de unos días ya se puede lavar el pene con algodón esterilizado y un jabón suave. El talco también puede irritarle.