Cómo evitar problemas con el casero?

Casero, problemas con el casero, cuando el casero pide la casa, rentas


Cómo evitar problemas con el casero?

En ocasiones puede llegar a suceder, que el casero le pone un plazo para que desaloje la casa o el departamento que le alquila.

Para que usted pueda responderle correctamente a su petición, debe conocer bien sus derechos y sus obligaciones, estos se estipulan en el contrato de arrendamiento, y es de gran importancia que usted comprenda cabalmente su contenido antes de firmarlo y que respete sus condiciones mientras está vigente.

Según la ley, el casero puede pedir al inquilino que desocupe la casa si éste le debe dos o más meses de renta. Por lo general este caso se resuelve cuando el inquilino paga los meses de alquiles restantes.

También cuando demuestra, que está al corriente en el pago de las mismas.

Cuando no tiene como comprobarlo, tiene que desalojar la vivienda en un plazo determinado por la ley, y si persiste en no desalojar, será lanzado con la obligación de pagas los gastos de lanzamiento.

Además también pueden embargar los bienes con los que usted cuenta en su casa. Aparte de los que le embarguen para cubrir sus adeudos pendientes.

Por otro lado el casero puede pedir la recisión del contrato aunque se le paguen las rentas, esto no se hace en los términos, plazos y lugares señalados en el contrato.

Cuando el inquilino destina la casa o el departamento a otros fines que no sean los convenidos (por lo que es importante mencionar claramente en el contrato qué uso se dará al local alquilado).

O bien cuando el inquilino subarrienda la casa o el departamento sin autorización escrita del casero, esta autorización puede quedar establecida en el contrato o pactarse posteriormente.

Cuando el dueño considera que tiene derecho a dar por terminado el contrato pero el inquilino no se quiere ir, puede entablar contra él un juicio de terminación de contrato.

Haciendo mención las causas y mostrando los avisos que ha entregado al inquilino, si el demandado no contesta en el plazo perentorio que la ley le concede, se considera que acepta los derechos y tiene que abandonar la casa que ocupa para no ser desalojado

En términos generales, el contrato de arrendamiento termina en la fecha que las dos partes convinieron al firmarlo, pero se puede pactar que su estancia sea indeterminada.

Si al terminar el plazo tanto el casero como el inquilino quieren prolongarlo, mientras no avise uno de ellos al otro con dos meses de anticipación, por escrito, como marca la ley, o con el plazo que los dos hayan pactado.

Si el contrato es por plazo indeterminado, el arrendador puede darlo por terminado cuando él así lo desee cualquiera de ellos, avisando por escrito a la otra parte contratante con dos meses de anticipación.

En cualquier circunstancia, más vale dar aviso por medio de un notario o juzgado.

Para cualquier litigio entre el arrendador y el arrendatario, en los tribunales o fuera de ellos, se requiere presentar el contrato de arrendamiento.

Si una de las dos partes las perdió puede adquirir una copia certificada en la oficina correspondiente de la Tesorería de la Federación.

En caso de no haber hecho el contrato por escrito de su casero, prepárese para una probable batalla con él, revise a detalle el documento para conocer los motivos que expone y el fin que persigue, no lo deje pasar y tampoco posponga su respuesta.

Acuda de manera inmediata a la Procuraduría del Consumidor con el contrato para que le indiquen si el casero tiene o no las bases para esa petición y lo asesoren sobre la respuesta que debe dar.

Comentarios