Cómo evitar una dislocación?

Cómo evitar una dislocación, Dislocaciones, salud, causas de dislocación, aminorar consecuencias de dislocación, articulación dislocada, evitar una dislocación.


Una articulación se disloca, cuando los extremos de los huesos que la forman se salen de su posición normal. Cuando una articulación se ha dislocado deja de funcionar normalmente de un instante a otro.

Además de doler al moverse o apretarse y por lo general, comienza a hincharse y amoratarse, si es una extremidad o un dedo dislocados tienen un aspecto diferente a compararlos con la extremidad o el dedo correspondientes del lado opuesto.

Además de advertirse en ellos un abultamiento o un ángulo anormal.

Por lo general las dislocaciones se dan en el hombro y en la mandíbula, sin embargo, no hay una articulación
que escape de ellas; los dedos de las manos y los pies, los tobillos, las muñecas, los codos además de las caderas, las rodillas e incluso las articulaciones entre una vértebra y otra.

En cuanto suceda acuda al médico, es mejor cuando se trata a tiempo y las consecuencias serán menores.

En lo que llega con el médico, mantenga a la persona lesionada cómodamente, utilizando las mismas técnicas de acojinamiento e inmovilización recomendadas para las fracturas.

Para dislocar una articulación, se requiere de un traumatismo fuerte, de tal manera es posible que la dislocación vaya acompañada de otras lesiones; así como un esguince o desgarramiento de los ligamentos que sujetan a la articulación; daño en la capsula articular, que es la membrana que cubre la articulación, aplastamiento de músculos, nervios y vasos sanguíneos y tal vez, un hueso fracturado o astillado.

Lo que debe hacer y lo que debe evitar:

No intente acomodarse la articulación ni de enderezar un brazo o una pierna dislocada. Los procedimientos curativos deben ser ejecutados por profesionales, guiados por los rayos “X”.

Hay ocasiones en que la persona lesionada requiere anestesia en caso de inflamación, debe aplicar compresas de hielo para disminuir la inflamación y calmar el dolor.

Si la persona lesionada va a ser anestesiada, tiene que evitar los alimentos, ya sea líquido o sólido.

Por lo regular el alivio es grande además de reubicar los extremos óseos en su posición articular normal, que a menudo pasa de manera espontanea. Que la gente llega a creer que la lesión se ha curado.

Nada más lejos de la verdad: los ligamentos y tejidos lesionados necesitan muchas semanas para restablecerse. La reanudación prematura de las actividades normales puede lograr que reaparezcan el dolor y la inflamación, también puede provocar un daño articular permanente. Recurrencia de dislocaciones y comienzo de artritis en la articulación dañada.

En ocasiones las dislocaciones pueden presentarse sin ninguna razón. Un bostezo muy profundo puede llegar a dislocar la mandíbula; una rodilla puede zafarse de repente; un hombro puede dislocarse mientras desempeña una actividad usual.

También puede haber una causa que lo conlleve; un traumatismo previo, o una predisposición congénita debida a que alguna articulación tuvo siempre características anatómicas anormales.

En ocasiones los niños pequeños sufren de lo que se llama “codo jalado”, término que debe tomarse literalmente, ya que la dislocación pasa exactamente por jalar del brazo a los niños (lo mismo puede dislocarse un hombro de un niño si se le alza a éste por un solo brazo).

Esta dislocación, solamente al ser parcial no se ve en los rayos “X”. puede ser reducida en el consultorio mediante una fácil maniobra del médico.

1 comentario: