Cómo hacer emplomados?

Cómo hacer emplomados, hacer trabajos con vidrio, emplomados.


En la Edad Media los vitrales se hacían juntando entre sí trozos pequeños de vidrio de colores por medio de varillas de plomo acanaladas.

Además, este método se sigue empleando para los vitrales grandes, en cambio los adornos pequeños, así como cajitas paneles y pantallas para lámparas, se hacen con la técnica de la tira de latón o de cobre. Por lo que es más fácil y se presta mejor para trabajos curvilíneos.

Para hacer emplomados con esta técnica, cada trozo de vidrio se ribetea con la tira de metal o de latón y entonces todas las piezas se acomodan conforme al diseño y sueldan entre sí en la posición adecuada.

Antes dibuje su diseño completo del tamaño deseado y cálquelo con papel carbón sobre una cartulina: haga
dos copias.

Recorte una de las copias en piezas separadas y utilice estas últimas como plantillas para cortar las piezas de vidrio de distintos colores.

Conforme vaya cortando las piezas de vidrio póngalas en su lugar sobre la segunda copia. Para ribetear cada pieza de vidrio con tira de cobre o de latón, centre esta última en el canto de cada pieza y luego dóblela.

Nuevamente vaya poniendo las piezas sobre el dibujo, en las tiendas de artesanías puede comprar la tira, recubierta de papel.

Enseguida suelde las piezas en la posición adecuada con un cautín para soldadura de hojalata, emplee soldadura de alambre sólido (no utilice soldadura de resina con trementina) y fundente (cloruro de cinc o ácido oleico).

Comience pasando una brocha con fundente sobre la junta que va a soldar, luego aplique la punta de la soldadura donde se unan los ribetes y tóquela con la punta del cautín, de manera que sobre uno de sus puntos de unión caiga una gota de soldadura.

Ya que estén unidas todas las piezas, cubra con soldadura las tiras por ambos lados, salvo el perímetro.

En caso de que la soldadura se apelotone, expanda a lo largo de las juntas con el cautín. Incorpore poco a poco más soldadura encima de la primera capa hasta dar un acabado en redondo a todas las tiras del frente.

La soldadura se endurece al momento, aunque tarda en enfriarse; por lo tanto, no toque las superficies recién soldadas. En ocasiones limpie la punta del cautín con una esponja húmeda. Si su cautín no tiene termostato, se puede calentar mucho mientras trabaja.

Desconéctelo regularmente para mantener la temperatura indicada. Cuando haya soldado un poco habrá obtenido algo de experiencia y se dará cuenta de que si la soldadura se escurre o el cautín despide humo, se debe a que está suficientemente caliente.

Siempre póngase guantes de hule y aplique solución patinadora con un paño; frote toda la soldadura hasta darle el aspecto de metal antiguo.

Para terminar, lave la pieza con agua y detergente, enjuáguela y séquela bien.

Comentarios

  1. Todos los materiales, herramientas y vidrio lo pueden adquirir en http://www.elartedelvidrio.com/. Hacemos envíos a todo México.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario