Cómo jugar damas?

Juego de mesa, damas, juego para dos personas, damas chinas


Cómo jugar damas?

Las damas se juegan encima de un tablero como el del ajedrez (ocho hileras de ocho casillas, una blanca y una negra alternadas), con 24 fichas redondas.

12 blancas para un jugador y 12 negras para el otro. El juego consiste en capturar las fichas del contrincante y sacarlas del juego, o bloquearlas de tal forma que no las pueda mover.

El tablero se coloca de manera que en la esquina que queda a la derecha de cada jugador haya una casilla blanca. Cada jugador pone sus 12 fichas encima de las casillas negras de las tres primeras hileras horizontales; quedan dos hileras libres entre las fichas de los dos jugadores.

Comienza el juego el que tiene las fichas negras, cada jugador mueve una ficha por turno; las fichas avanzan
sólo una casilla, en diagonal y hacia adelante, únicamente sobre las casillas negras.

Para comerse una ficha del contrincante debe saltarla (siempre en diagonal y hacia enfrente) y depositar la ficha propia en la casilla continúa, que deberá estar libre.

Se pueden comer dos a la vez o tres, solamente cuando haya una casilla libre entre una y otra ficha del contrario. No se puede saltar sobre una ficha de igual color.

Cada jugador intentará hacer llegar sus fichas a la primera línea del otro extremo del tablero para convertirlas en reinas. Cuando una ficha llega a esa línea, el contrincante “la corona” colocando sobre una ficha una que haya comido anteriormente.

Las reinas pueden desplazarse hacia el frente o hacia atrás el número de casillas cuantas veces sea necesario, pero siempre en diagonal encima de las casillas negras, además también pueden brincar una ficha enemiga para comérsela, aunque no esté en la casilla siguiente, siempre que el cuadro que le siga no esté ocupado, también se puede comer dos o más fichas, sean reinas o no.

El juego acaba cuando uno de los jugadores se ha comido todas las fichas del adversario o les ha impedido todo movimiento.

Por lo tanto, los lugares que ocupan las fichas de los dos jugadores, ni uno ni otro pueden tirar; en ese caso es empate, también puede suceder que al final del juego los dos jugadores se queden con fichas equivalentes, por ejemplo, cada uno con una reina.

Puede fijarse un número determinado de jugadas para desempatar. Si no lo logran en el número establecido de jugadas, es un empate.

Comentarios