Cómo llevar a cabo una compra de casa?

Contrato de compraventa, casas, compra de casa, aspecto legal de compraventa, gastos de compra de casa.


Cómo llevar a cabo una compra de casa?

La compra de una casa representa el gasto más importante que hace en la vida una persona y para el ciudadano medio constituye la realización de una parte fundamental de sus aspiraciones.

Pero, antes de comprometerse en la operación, debe considerar, en especial lo económico, pero también lo legal, el presupuesto de cada uno determina casi siempre la manera de adquirir la vivienda.

Se puede comenzar por la compra de un terreno para construir la casa que se desea, o pagar de contado a un constructor, o pidiendo un crédito hipotecario a un banco, (infonavit, issste, etc)

También se puede elaborar el contrato de compraventa con una empresa constructora o fraccionadora, que
se ha encargado de gestionar el crédito hipotecario y lo traspasa al comprador.

Este último tiene que pagar un enganche, variable según el tipo de casa o departamento, y se compromete a hacer sus pagos mensuales a un plazo determinado.

Probablemente usted pueda adquirir casa o departamento ya construidos a un particular, también puede ser posible comprar la vivienda en condominio, como propietario de una parte del inmueble solamente.

Cualquier manera que elija para adquirir una vivienda, conviene recordar varios aspectos legales de la operación, así como la forma de hacer el contrato de compraventa.

Los impuestos que tendrán que pagarse, los reglamentos de construcción del lugar. También los planes de regeneración y desarrollo urbanos etcétera.

Las casas y los terrenos están sujetos al pago de un impuesto predial y otros ya establecidos, los gobiernos de los estados y municipios, para cooperación en las obras públicas, que se prorratean de acuerdo con la superficie que ocupa cada predio.

También la compraventa de inmuebles causa muchos impuestos, como el del timbre, el de traslación de dominio y el de plusvalía.

Comúnmente, el que vende un inmueble paga impuestos de acuerdo con las utilidades que obtiene, las utilidades consisten en el precio que pagó por la propiedad y el precio en que la vende, o entre éste y el avalúo practicado a la fecha de la enajenación por un perito autorizado por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público.

De estas utilidades pueden deducirse, también las inversiones que se hayan hecho en mejoras y ampliaciones, los gastos notariales, impuestos y derechos por escrituras pagados por el que vende, los impuestos y derechos por escrituras pagados por el que vende.

Los impuestos pagados entre la fecha que compró y la venta, y las comisiones o mediaciones pagadas, de todos estos gastos hay que presentar los comprobantes.

El contrato de compraventa; siempre se hace ante el notario, si la operación no es al contado, el contrato será con reserva de dominio, así como la propiedad del inmueble no corresponde al comprador mientras no pague el último plazo.

También se puede acordar en el contrato que la falta de pago de uno o varios abonos sea causa de rescisión del contrato.

Así como la firma del contrato de compraventa de alguna propiedad, implica una serie de obligaciones importantes, hay que cerciorarse muy bien de lo que se va a comprar.

Por lo que se recomienda asesorarse con un arquitecto para que evalúe la calidad de construcción y los materiales utilizados, y hay que investigar en las respectivas oficinas de otras poblaciones, si el inmueble no está pendiente de expropiación o modificaciones como consecuencia de los planes de regeneración urbana.

El notario que hace el contrato revisa las escrituras del Registro Público de la propiedad para determinar si el vendedor puede hacer la venta.

Cuando se compra al contado, una vez pagados los impuestos y los gastos de notaría, entrega las escrituras, después de inscribirlas en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, al nuevo propietario.

En las operaciones hechas a través de una institución financiera, las escrituras pasan a poder de ésta.

Si la casa se compra a una constructora inmobiliaria se recomienda investigar la reputación de la constructora misma, si tiene permiso de las autoridades para fraccionar y vender casas.

Estos informes se le pueden otorgar en las oficinas del gobierno, por ejemplo, la Procuraduría Federal del Consumidor, y en los bancos.

Debe cerciorarse de que la construcción sea igual a la que se especifica en el contrato y, si la obra es de las que venden algunas empresas sin terminar para que el cliente escoja la distribución de los muros y los acabados.

Es recomendable inspeccionarlas periódicamente, como si uno mismo estuviera construyéndola en vez de comprarla ya terminada.

La colonia donde está construida tiene mucho que ver así como la misma arquitectura, debemos ver si donde se va a comprar es un lugar tranquilo, o agitado, si queremos estar cerca o lejos del lugar de trabajo.

De comercios, escuelas, medios de comunicación, centros sociales etcétera.

Para terminar si considera la conveniencia de recurrir a un corredor recuerde sobre todo que él estará interesado en vender para percibir una comisión de manos del actual propietario.

Por tanto, puede no revelarle todos los problemas de la casa, o inclusive aumentar su valor.

Comentarios