Sexualidad: Cambios físicos durante la pubertad?

Sexualidad: Cambios físicos durante la pubertad,  cambios hormonales, características sexuales, pubescencia, andrógenos y estrógenos, despertar sexual

La pubertad es el segundo periodo de mayor influencia hormonal sobre el desarrollo de los sistemas masculino y femenino.

La pubertad es la etapa de la vida en la cual las características sexuales secundarias (los rasgos sexuales naturales que definen los sexos opuestos) comienzan su desarrollo, y la reproducción se vuelve posible. Está completamente precedida por un período de rápida maduración que se conoce como pubescencia (también conocido como ciclo de desarrollo púbico).

Los cambios que se presentan en este período son producidos por las hormonas gonadales - andrógenos y estrógenos.

El brote de crecimiento pubescente es más un estado de transición que un efecto permanente, más llegando a ser que siendo. Las glándulas sexuales maduran y las diferencias funcionales entre los sexos se vuelven más notorias. La química del cuerpo y el aspecto físico y funcional se vuelven más femenino y masculino. A medida que estas diferencias se ensanchan, una niña queda lista como mujer y un niño a entrado a la hombría.

Cada muchacha y cada muchacho tiene un período propio de transición y la gama de diferencias individuales es amplia, por tanto no existe pubescencia común o típica.

Los signos de cambio de la pubertad y la pubescencia aparecen posteriormente en los muchachos en relación con las muchachas, ya que en ellas el desarrollo es más rápido. Las muchachas comienzan el rápido proceso de maduración alrededor de los 10 a 12 años de edad, aproximadamente dos años antes que los muchachos.

La mayor parte de las muchachas alcanzan su estatura completa alrededor de la edad de los 16 años, mientras que los muchachos continúan creciendo en altura hasta la edad de 18 años o después.

Se considera que la pubescencia es un período de: despertar sexual. Durante la pubertad hay un incremento y mayor preocupación por los hechos sexuales y un cambio de interés, actitudes y emociones, aunque esto no quiere decir que los niños menores no manifiesten deseos e inquietudes sexuales.

La experimentación física y una nueva complacencia, la masturbación, ocurren cada vez con mayor frecuencia. Es esencial, por lo tanto, una actitud positiva hacia la urgencia sexual biológica, al igual que es necesario el entendimiento de las esperanzas sociales hacia el nuevo ser que emerge, para el bienestar emocional de ambos sexos durante esta época.

Comentarios