Cómo cuidar unos lentes de contacto?

Cómo cuidar unos lentes de contacto, Lentes de contacto, tipos de lentes de contacto, diferencias entre los lentes de contacto, reacomodar un lente de contacto descentrado, encontrar un lente perdido de contacto.


En la actualidad hay variedad de lentes de contacto, duros, blandos y de uso prolongado, este tipo de lentes pueden adaptarse a los ojos de un número cada vez mayor de personas.

También, tomando en cuenta que solamente un oftalmólogo puede decidir qué tipo de lentes es el adecuado para usted.

Los lentes duros, además de corregir la vista, son menos costosos y duran más. Aunque en ocasiones se desprenden y se descentran, para que los ojos se acostumbren a esta clase de lentes, requiere de 15 a 30 días de uso gradual. Ya que se hayan acostumbrado a ellos, los lentes deben usarse día a día.

Los lentes blandos son más cómodos, basta tan solo una semana para que los ojos se acostumbren a ellos. Pero son más costosos y necesitan limpieza especial.

Sin embargo, duran de uno a dos años, y a veces se rasgan y se dañan si los tocan los cosméticos. En
cambio, los lentes blandos no corrigen la vista.

Pero se dice que los lentes de uso prolongado pueden llevarse puestos hasta por 4 semanas. La mayoría de quienes los usan se los quitan cada tres o cuatro días. El manejo de estos lentes es menos frecuente, las probabilidades de que se deterioren son menores.

Algunos ojos se adaptan a ellos muy rápido, pero otros no soportan el incesante contacto. Si tiene molestias acuda al oculista a nuevas revisiones en lo sucesivo.

El cuidado de los lentes de contacto; debe mantener perfectamente limpios los lentes, lávese las manos antes de tocarlos o de tocarse los ojos.

Debe guardarlos en el estuche y de preferencia en el mismo. Siempre tenga al alcance unos anteojos cuya graduación sea reciente por si se le pierde un lente de contacto o se le presenta algún problema ocular.

Si tiene molestias consulte al oculista lo más pronto posible.

Para reacomodar un lente descentrado; cierre el ojo y, con la yema de un dedo, frótese muy suave el párpado con un movimiento circular justo sobre el lugar donde tiene el lente y deslice éste hacia el centro.

En ocasiones ayuda mover el ojo hacia donde ésta el lente; otras quizás, requieran empujar el lente con la punta del dedo.

Para encontrar un lente perdido; si se le ha caído el lente en el lavabo, tape usted el agujero de drenaje antes de buscarlo.

Si se le cayó en el suelo. Pida a las personas que estén cerca que no pasen y examine metódicamente el suelo.

Puede ser útil oscurecer la habitación y dirigir un rayo de luz de una lámpara pequeña hacia el lugar donde supuestamente ha caído el lente que brillará al incidir en él el rayo de luz.

Ya que lo haya encontrado, si se trata de un lente blando y no tiene usted el estuche a su alcance, sumérjalo en un vaso con agua. Así sea un lente duro o blando, esterilícelo antes de volver a colocárselo.

Comentarios