Cómo evitar una intoxicación por alimentos?

Cómo evitar una intoxicación por alimentos, Intoxicación por alimentos, tratamiento para la intoxicación, prevenir la intoxicación.


Por lo general el vómito y la diarrea son causados por haber ingerido alimentos contaminados no duran más de un día.

Para no deshidratarse, debe beber abundantes líquidos, tomando un sorbo cada 15 minutos en caso de que las náuseas no le permitan retener en el estómago una cantidad mayor.

Haga una dieta a base de líquidos por un día, y sólo después de este tiempo comience a ingerir alimentos blandos. En ocasiones es necesario tomar medicamentos.

Si un niño menor de tres años se ha intoxicado debe llevarlo con el médico o también si en una persona mayor los síntomas perduran por más de dos días.

Consiga lo más pronto posible atención médica si las evacuaciones diarreicas se producen cada 10 ó 15 minutos,
son muy acuosas, tienen sangre o moco, o van acompañadas de dolor abdominal o fiebre.

Una intoxicación por alimentos poco frecuente pero que pone en peligro la vida es el botulismo. Esta grave enfermedad es causada por haber ingerido alimentos contaminados por la toxina que producen las bacterias de la especie. Clostridium botulinum.

Los primeros síntomas son náuseas y vómitos, que suelen aparecer a las 12 ó 36 horas de haber ingerido el alimento contaminado, y que siguen con resequedad de la boca y garganta, visión borrosa, mareo y dificultad para deglutir, hablar y respirar.

El único tratamiento es ingresar al hospital, trate de identificar que alimento fue el que ingirió, que por lo general es enlatado. Tome una muestra del alimento del cual sospecha y llévelo al hospital.

Para prevenir la intoxicación; unas tantas de las especies bacterianas causantes de intoxicaciones por alimentos viven normalmente en la piel humana.

Pero no son dañinas en pequeñas cantidades, pueden duplicar su número cada 20 minutos en los alimentos inadecuadamente almacenados.

Estas intoxicaciones son causadas por las bacterias que contaminan el alimento o por las toxinas que aquéllas producen; lo más peligroso es que ni unas ni otras delatan siempre su presencia por un color anormal o un mal olor del alimento contaminado.

La congelación no mata las bacterias, y aunque la cocción si lo hace, no destruye todas las toxinas y las esporas.

Antes de consumir cualquier alimento lávese las manos. Cocine éstos a la temperatura que alcanza el agua al hervir para terminar con la mayoría de las bacterias.

Antes de cocinar una carne descongélela por completo para que el calor de la cocción penetre hasta el centro. Cuando ya esté descongelada, no la vuelva a congelar.

Sirva al instante los alimentos guisados y, si no, refrigérelos. Nunca lleve a los días de campo alimentos en los que proliferen con facilidad las bacterias, así como flanes, rellenos de crema, mayonesa y salsas con queso.

Debe oler siempre cualquier alimento y los que despidan mal olor, los tiene que descartar. Si usted enlata o envasa alimentos, siga las instrucciones en el orden que se le indica.

Comentarios