Cómo hacer una fogata?

Cómo hacer una fogata, Fogatas, hacer un buen fuego, fogatas de pirámide y cono.


Escoja con mucho cuidado el lugar para su fogata, en terreno plano y lejos de raíces de árboles y ramas colgantes. En un diámetro no menor de 2.5 m, barra los residuos vegetales y la hojarasca, hasta dejar al descubierto la tierra.

En un lugar aparte amontone todo lo que haya retirado, pues lo necesitará después, ponga algunas piedras alrededor del espacio donde hará la fogata, para protegerla del viento y evitar que se disperse el calor.

Evite derribar árboles vivos, tampoco les corte las ramas; la leña verde no arde bien. Use leña de árboles caídos, o ramas muertas, que puede cortar con un hacha pequeña o con una sierra de campamento.

Las fogatas más sencillas de hacer son la pirámide y el cono. La pirámide es la mejor fuente de calor:
comienza a arder despacio, dura bastante y no produce chispas.

Primero hágala juntando yesca: ramitas secas, piñas, corteza que encuentre tirada (no la arranque de un árbol en pie porque lo dañara).

Además también puede emplear papel periódico hecho bola, pero no apretado. Haga un montoncito de yesca, póngale dos leños paralelos, uno a cada lado.

Sobre los extremos de estos leños coloque otros dos atravesados, de forma que queden los cuatro formando un cuadro, y siga haciendo la pirámide con nuevos pares de leños, sólo que el tercer par, y los que le siguen deben quedar cada vez más al centro.

Cuando casi se hayan juntado los leños de una capa, forme la siguiente con más de dos leños, y entonces, corone la pirámide con un par de leños juntos.

Como no siempre se cuenta con leños del mismo tamaño y el mismo grosor, se puede basar en este modelo para hacer fogatas de pirámide de igual forma si es posible. Finalmente encienda la yesca del fondo.

Con el cono se logra un fuego más adecuado para cocinar. Este tipo de fogata se enciende rápidamente, funciona hasta con leña húmeda, y produce una llama pequeña y concentrada.

Para ello, junte la yesca y levante alrededor algunos leños a manera de tienda de pieles rojas. En caso de que la leña éste húmeda, quítele las astillas a los leños con una navaja de bolsillo.

Nunca descuide el fuego aunque lo haga en un fogón portátil. Apáguelo con agua antes de abandonar el lugar. En caso de que haya hecho la fogata en tierra desnuda, entierre o disperse las cenizas luego de mojarlas.

También extienda sobre el círculo el montón de hojarasca que antes quito. Deje el lugar limpio, como si nadie hubiera estado ahí.

Hay regiones y terrenos destinados a acampar, no se permite hacer fuego, o se permite hacerlo únicamente en un fogón o en un hoyo.

Vaya preparado: lleve una estufa.

Comentarios