Cómo preparar langostas?

Cómo preparar langostas, Langostas, cocina, preparar langostas, crustáceos, cocinar crustáceos.

La langosta fresca constituye uno de los platillos más elegantes y estimados. Además de tener gran cantidad de desperdicio es el marisco más costoso.

Cuando se cocina con esmero, la langosta en sabor y  apariencia es espectacular, tal vez mucha gente no las compre por lo difícil que parece cocinarla y quitarle el caparazón, no por su precio.

Aunque el caparazón de las langostas vivas tiene un color oscuro, casi negro, cuando éstas se cuecen toman un color rojo vivo.

El hígado de la langosta es considerado como el bocado más exquisito, así como la hueva, de color rojo
coral y que por lo regular sólo las hembras lo tienen.

En caso de que la sirva entera, con caparazón, así sea cocida o asada, necesitará una por cada comensal.  

Cada langosta deberá pesar unos  ¾ de kg y una de este tamaño será suficiente para dos personas, si le quita 
el caparazón y la acompaña con una salsa.

Pero puede comprar colas de langosta congeladas, sin embargo, lo ideal es  ponerlas a cocer vivas en agua hirviendo con sal un poco antes de servirlas.

No las cueza más de 15  minutos, dependiendo del tamaño, porque  es posible que la carne quede seca y fibrosa.

Para preparar langosta al vapor. Se deben cocinar únicamente las langostas jóvenes (de 550 a 750 g). Meta las langostas, sobre una rejilla, en una cacerola que contenga de 2 a 4 tazas de agua hirviendo. Debe tapar perfectamente.

En caso de que la tapadera no ajuste bien, coloque entre ésta y la cacerola una hoja de papel de aluminio o una tela de algodón delgada amarrada firmemente a la cacerola.

Deje que se cuezan las langostas no más de 8 minutos, cuando el agua haya soltado el hervor, durante todo el proceso de cocción el fuego debe ser alto.

Si la langosta va a comerse fría, como en ensalada, puede dejar enfriar antes de quitarle el caparazón.

Langosta asada: trate de no asar una langosta cocida porque le quedará dura, seca y fibrosa. Pida a la pescadería que le corten a lo largo, por la mitad, una langosta viva, y que le quiten los intestinos y la desvenen.

A cada mitad unte mantequilla derretida y colóquele un poquito de ralladura de limón o una pizca de estragón. Coloque las dos mitades en el asador del horno encima de una parrilla a 10 cm de la fuente de calor y deje que se asen con la puerta del horno parcialmente abierta unos 15 minutos.

Ya que estén listas, saque las mitades del horno y llévelas directamente a la mesa.

Las langostas abiertas, solas, se pueden asar también al carbón. Úntelas muchas veces con limón y áselas por 20 minutos con el caparazón hacia abajo.

Como abrir y comer una langosta: retuerza las pinzas para arrancárselas y rompa cada una con un cascanueces, un martillo o la mano del molcajete.

También quítele las patas. Separe el cuerpo de la cola doblando la langosta hacia arriba hasta que se rompa. 

Desprenda las aletas de la cola y, con un tenedor, quítele a ésta toda la carne.

Ponga el cuerpo de la langosta encima de una tabla, con el lomo hacia arriba y, con el cuchillo bien afilado, ábrala por la mitad a lo largo.

Debe quitar el estómago, que está cerca de la cabeza, la vena intestinal negra que va hasta la cola y las branquias.

Para sacar la carne del cuerpo también puede hacerlo con un tenedor y dejarla con el caparazón y servirla con él. Cada comensal extrae la carne de las patas chupándolas por un extremo.
 
TEMAS RELACIONADOS: