Cómo responder a una invitación?

Cómo responder a una invitación, Invitaciones, contestar invitaciones, invitaciones formales, invitaciones informales.


Las invitaciones para bodas, bailes ya sean de etiqueta, de graduación, de presentación en sociedad etc. Además de recepciones en honor de algún personaje, así como banquetes, cocteles o cenas. Son las de carácter más formal.

Generalmente se mandan grabar o se imprimen, en papel blanco, ostión o crema. Los anfitriones se dirigen a sí mismos en tercera persona: “Los señores zutano y perengana tienen el placer de invitar a ustedes a…”.

Además con la invitación en ocasiones se le envían los boletos para la recepción. En caso de que las invitaciones tengan las letras R.s.v.p. y un número telefónico, lo correcto es comunicarse a dicho número para informar que se acepta la invitación. O bien, que por alguna razón no es posible asistir.

Pero se acepte o no la invitación, si se trata de una boda o una graduación hay que enviar un regalo.

Cuando es sólo participación, pero sin boletos para el banquete o recepción, no es obligatorio entregar
regalo, pero si un telegrama de felicitación, a no ser que prefiera asistir a la ceremonia religiosa.

En caso de que no se festeje una recepción, después de la ceremonia se pone en la participación una tarjeta que así lo indica; si este es el caso, lo mejor es enviar un regalo y, de ser posible asistir a la ceremonia.

La invitación a una boda no debe contestarse por teléfono, salvo cuando se haya recibido por ese medio o en el último momento.

En el caso de invitaciones a recepciones privadas u oficiales, en honor de algún personaje distinguido, lo correcto es que la asistente o la esposa de la pareja invitada informen por teléfono su intención de asistir, o la imposibilidad de hacerlo.

Si una invitación se trata por teléfono, se pueden aceptar en el momento o, si no se tiene la seguridad de poder asistir, lo puede confirmar en un plazo prudente.

También, por cortesía se puede llamar al anfitrión, para confirmar su asistencia o para explicarle las razones por las que no podrá presentarse.

Esto le permitirá planear mejor su cena, comida o recepción, o invitar a alguien más en caso de que algún invitado no se presente.

Cuando se confirma una invitación no es correcto dejar plantado al anfitrión; hay que hacer el intento por asistir. Jamás lleve a una persona que no ha sido invitada si no ha consultado con sus anfitriones.

Además debe de tomar en cuenta que éstos necesitan saber para cuántas personas deberán preparar alimentos y bebidas.

Comentarios