Cómo surgen los problemas emocionales en el niño?

Cómo surgen los problemas emocionales en el niño, niño emocionalmente perturbado, guía para padres, los mundos del niño, desorden emocional en niños, síntomas de desorden emocional

En ocaciones los niños se comportan de un modo que desconcierta o preocupa a sus padres. Muchos niños pueden incluso mostrar lo que parecen síntomas de desorden emocional. Consisten éstos en agresividad extrema, temores y compulsiones que solamente indican un desorden emocional cuando aparecen insistentemente o se dan con frecuencia.

El desorden emocional y el retraso mental son dos cosas diferentes, pero a veces es difícil diferenciarlas. Los problemas emocionales pueden dificultar en tal grado los estudios del niño que a veces se interpretan como un signo de retraso mental sin que tengan ninguna relación con ello.

¿Dónde pueden ocurrir los problemas emocionales?

El nilo vive en cuatro mundos. Y si sehalla física y mentalmente sano se espera de él que se comporte de varios modos en cada uno de estos mundos. Si su conducta difiere frecuentemente de la que se considera como normal el n´ño puede hallarse inmerso en un problema emocional del que no saldrá sin ayuda.

Primer Mundo. La familia y el hogar

El primer mundo del niño es el hogar y su familia. Su actitud hacia sí mismo, hacia la otra gente y hacia la vida en general empieza en este primer mundo. En una situación normal existe un lazo afectivo entre los padres y entre el n´ño y cada uno de ellos. Disfrutan en mutua compañía pero cada uno tiene otros intereses. Gradualmente el niño cambia desde la casi total subordinación de la infancia hasta la casi total independencia de finales de la adolescencia. Pero todavía se espera de él que cumpla razonablemente las reglas familiares y que efectúe los trabajos propios de su edad y capacidad.

El niño puede sifrir desórdenes emocionales si no se halla en buenas relaciones con sus padres, si está madurando hacia su propia independencia demasiado lentamente - o con excesiva rapidez -, si ignora las reglas familiares y se niega constantemente a efectuar las tareas que se le encomiendan. Su actitud hacia los otros niños de la familia difícilmente puede clasificarse puesto que los celos y las disputas forman parte de la relación normal entre hermanos.

Este tipo de comportamiento raramente indica un desorden o problemas emocionales puesto que se considera normal en la evolución de todo niño de mentalidad normal siempre que no se exceda de unos límites.

Segundo Mundo. La Escuela

Durante su infancia el niño vive en la escuela cerca de mil horas anuales. Los deberes del niño en la escuela están claramente definidos. Se espera de él que, dentro de límites razonables, su comportamiento y resultados sean correctos; que se aplique en sus tareas escolares, que considere el estudio como la oportunidad de una vida productiva y que se interese por las actividades extraescolares.

Todos los padres tienen ambiciones para sus hijos. Se puede plantear el problema de que la capacidad del muchacho no corresponda a las esperanzas de ellos. La actitud del niño hacia la escuela puede malograrse o cabe que sus logros sean inferiores a su capacidad. Y si además su comportamiento escolar es tal que necesita ser frecuentemente castigado, todo ello puede indicar que el niño sufre una perturbación emocional y necesita ayuda.

Tercer Mundo. Las amistades

A medida que un niño crece encuentra su tercer mundo; el mundo de los amigos. Este nuevo mundo adquiere importancia a medida que el niño se hace mayor. Las amistades de la infancia son sumamente importantes. Los niños empiezan a aprender las costumbres sociales y las normas de conducta imitando a los adultos, influyendo y siendo influidos por otros niños. Gran parte de la capacidad para mantener relaciones adultas proviene de un buen principio en la niñez. Normalmente el niño quiere estar con sus amigos y sentirse necesario entre ellos. Es muy importante que todos participen en actividades agradables.

Los padres deberían preocuparse del niño que siempre está solo, el que trata de comprar amistades con regalos, el que se hace el tonto para que los otros se rían de el y el que prefiere jugar con otros niños mucho menores o mayores que él  cuando pudiera hacerlo con los de su misma edad.

Evidentemente los padres de estos niños deben sentirse preocupados ya que sus amistades les impulsan a actuar antisocialmente.

Cuarto Mundo. La vida interior

El mundo interior del niño es, en muchos aspectos, el más difícil de comprender. Es el que forman sus pensamientos, sus temores, sus esperanzas, sus actitudes y sus ambiciones. Cada niño se ve a sí mismo de muchos modos. Puede verse como listo o estúpido, amable o antipático, feo o guapo, bueno o malo. Estas autovaloraciones juntas forman lo que se llama la idea de si mismo. Cuando un niño tiene la constante y persistente sensación de que no es igual que los demás, es muy probable que sufra de un problema emocional.

En el curso de la vida todo el mundo tiene que enfrentarse con problemas de un tipo o de otro. A pesar de esto la persona equilibrada continúa creyendo que la vida tiene satisfacciones. Aunque el problema sea muy difícil de resolver la persona equilibrada se siente optimista acerca del futuro. Si esta sensación de optimismo no se logra, nos encontramos con un problema emocional.

Comentarios