Cómo calmar el dolor de muela?

Cómo calmar el dolor de muela, Dolores dentales, muelas dolor, dolor de muelas, calmar el dolor de muela, dentistas

La gran mayoría de los casos, el dolor de muelas (y generalmente el de todos los dientes) es un síntoma de caries, un daño causado por los ácidos que se forman en la boca como resultado de los cambios químicos provocados por las bacterias en los azúcares de los alimentos.

La caries se indica con una erosión del esmalte, que constituye la dura cubierta externa de las piezas dentales; se forma ahí una cavidad pequeña.

Si no se elimina, la caries avanza hasta la pulpa, que es el centro de la pieza dental y que contiene nervios y vasos sanguíneos.

Acuda al dentista en cuanto le duela un diente o una muela, aunque el dolor sea leve. Mientras, puede calmar
el dolor con aspirina u otro analgésico.

Como precaución el ácido acetilsalicílico (aspirina) puede ser peligroso para niños menores de 12 años, algunos analgésicos lo contienen.

Si el tamaño y la localización de la cavidad lo permiten, intente rellenarla con un pedacito de algodón empapado en aceite de clavo, un anestésico que se puede adquirir en cualquier farmacia.

Puede también enjuagarse con frecuencia la boca con una solución de bicarbonato de sodio en agua tibia. Tras la intervención del dentista, tal vez, sienta un leve dolor al probar alimentos calientes (ya sean sólidos o líquidos), dulces o ácidos.

A veces esta molestia pasa rápido, también sirve enjuagarse la boca con agua salada y caliente luego de comer o beber.

Si son dolores dentales muy intensos al tomar algo caliente o al masticar puede ser indicio de que una muela o un diente se está muriendo.

Si el dolor se presenta con los alimentos calientes, intente calmarlo aplicando un cubito de hielo encima de la pieza dental dañada.

Si el dolor es al masticar, posiblemente hay una fractura dental, pero la atención oportuna de un dentista puede salvar la pieza dañada.

En caso de no poder acudir al dentista inmediatamente y el dolor le mantiene despierto, procure dormir con la cabeza apoyada en dos almohadas.

Un diente o una muela con un absceso además de causar dolor, también presenta inflamación. La señal de que se está formando un absceso dental es un dolor persistente y pulsátil que empeora al masticar.

Si éste es su caso, es urgente que acuda al dentista, especialmente si la inflamación se ha extendido a la cara y el cuello.

Procure disminuir el dolor con analgésicos y enjuáguese la boca cada hora con agua salada caliente. En caso de que el absceso se reviente (que es lo que se pretende con esos enjuagues), enjuáguese minuciosamente la boca para quitar el pus.

El dolor se quitará, pero se requiere acudir al dentista.

Comentarios