Cómo cultivar orquídeas en el interior de la casa?

Cómo cultivar orquídeas en el interior de la casa, Plantas, cultivar orquídeas, cultivar orquídeas en el interior de la casa.

Muchas de las orquídeas necesitan el ambiente de un invernadero y mucha atención, además hay más de una docena de especies –y sus cientos de variedades- que se dan como plantas de interior si se les proporciona la temperatura, humedad y luz adecuadas.

Las orquídeas se clasifican de acuerdo con la temperatura nocturna que prefieren: hay unas que crecen bien en lugares de noches frías (10-12 grados).

Otras necesitan temperaturas intermedias (12-18 grados), y finalmente otras necesitan más calor (18-21
grados). En todos los casos, la temperatura diurna debe ser de 3 a 8 grados superior a la de la noche.

Iníciese en el arte de cultivar orquídeas con algunas especies que gusten de temperaturas intermedias y sean más resistentes y fáciles de cuidar. Son las llamadas zapatitos o zapatillas.

Cattleya (como las que se venden para lucirse prendidas en un hombro) y Phalaenopsis (con flores parecidas a los pensamientos). Estas últimas requieren más calor, pero se aclimatan a temperaturas intermedias.

En habitaciones frescas y soleadas puede cultivar Coelogynes (entre las que se encuentran las orquídeas negras y varias orquídeas perfumadas).

De las especies mencionadas, sólo la llamada zapatitos es terrestre, crece en el suelo; las otras son epifitas y en su ambiente natural crecen sobre árboles u otras plantas.

La mayoría de las orquídeas epifitas tienen tallos gruesos, llamados seudobulbos, que nacen de un rizona horizontal.

Ponga usted las orquídeas en el antepecho de una ventana, donde pueden recibir luz brillante filtrada y, excepto en invierno, trate de que no reciban luz del sol directa.

Para que las orquídeas florezcan, requieren al menos 10 horas diarias de luz solar, pero no toleran más de 16 horas de luz.

En invierno, si no hay mucha luz, coloque las orquídeas bajo un tubo de luz fluorescente unas 6 horas diarias.

Se deben de regar moderadamente las orquídeas en su periodo de crecimiento, y dejar que se sequen los 2 ó 3 cm superficiales de tierra para regarlas otra vez.

En caso de que cultive Cattleya deje que la tierra se seque casi completamente entre riego y riego, y si tiene Coelogynes conserve la tierra demasiado húmeda por todo el periodo de crecimiento.

Cada 3 o 4 riegos combine con el agua un fertilizante líquido diluido a la mitad de su concentración normal. En otoño y en invierno deje que las orquídeas reposen; no las abone y disminuya los riesgos.

Todas las orquídeas necesitan un ambiente húmedo que usted puede proporcionarles poniendo las macetas en una bandeja llena de piedritas mojadas, de forma que el agua no toque las macetas.

Cuando la temperatura sea mayor de 20 grados debe rociar el follaje con agua dos o más veces al día.

Plante orquídeas terrestres en macetas comunes; utilice una mezcla de partes iguales de tierra común, corteza de oyamel molida, tierra de hoja y arena gruesa o perlita.

Ate las epifitas a un pedazo de corteza o a una rama, o cultívelas en una mezcla de siete partes de corteza de oyamel molida, una parte de tierra de lama y una parte de perlita gruesa.

Cada dos años, en primavera, trasplante las orquídeas: córteles las raíces muertas y, cuidadosamente, despréndales la tierra adherida.

Si la planta tiene rizoma, póngalo encima de una superficie de tierra, con el seudobulbo más viejo pegado a la orilla de la maceta y el punto de crecimiento mirando hacia el centro de la misma. Apriete la tierra alrededor de las raíces.

Comentarios