Cómo relajar el cuerpo con un masaje?

Cómo relajar el cuerpo con un masaje, Masaje, hacer masaje, relajar el cuerpo con un masaje, masaje de brazos, masaje de piernas, masaje de espalda.

Para un buen masaje es necesario que tanto usted como el que da el masaje estén bien relajados. Si da usted un masaje, debe mantener relajado el cuerpo.

Ya que debe ser el peso de éste y no su fuerza muscular lo que ejerza la presión básica. Debe repetir muchas veces el movimiento de masaje, especialmente donde sienta usted que hay tensión.

Si usa aceite para dar el masaje, entíbielo primero entre las manos.

Para un masaje en la parte posterior del cuerpo, pida a la persona que va
a recibir el masaje, se acueste boca arriba encima de una superficie firme y acojinada.

Así como el suelo o una mesa debidamente acolchonados. Comience con la cara; de un masaje suave con las yemas de los dedos que principie en el centro de la cara, siga hacia la periferia y finalice con movimientos circulares en las sienes.

Dele masaje en las mejillas y encima de los huesos de las mandíbulas. Alternadamente, presione con fuerza y después retire sus dedos a lo largo del borde superior de las cuencas de los ojos, donde están las cejas.

Sólo con las yemas de los dedos, dele masaje en el cuero cabelludo con suficiente energía para mover un poco la piel, entonces, sujete la cabeza de la persona con las dos manos en lo que de da masaje en los músculos del cuello con los dedos.

Debe prestar atención a las grandes protuberancias de la base del cráneo. Como precaución. Nunca de masaje en la parte delantera del cuello.

Tiene que mecer ligeramente la cabeza de la persona, poniendo sus manos en los hombros y empujándolos en dirección de los pies. Debe sobar los músculos de la parte superior de los hombros.

Para un masaje en el torso; ponga sus manos con las palmas hacia abajo y los talones de éstas exactamente en el borde inferior de las clavículas de la persona, con los pulgares tocándose uno a otro.

Comience a darle masaje hacia abajo, con mediana presión encima del pecho y con menos presión en la región del estómago.

Luego, jale con firmeza hacia arriba uno de los lados del torso y después el otro. Para hacer esto, con los dedos hacia abajo coloque usted sus manos en uno de los lados de la persona.

Y tire de su carne hacia arriba con movimientos alternados de las dos manos, apretando la carne y recorriendo todo el costado. En la parte delantera del pecho de el masaje con las yemas de los dedos.

Masaje en brazos y piernas; tome con las dos manos la muñeca de la persona y dele un masaje firme y deslizante a lo largo del antebrazo y el brazo, en dirección de la axila.

Siga con el masaje hasta el hombro con la mano que recorrió la extremidad por encima. Con las dos manos de un masaje vigoroso a todo lo largo de los lados del brazo y el antebrazo y sobre los dedos.

Después, exprima el antebrazo de la siguiente forma dóblele el codo a la persona y apóyelo en la superficie donde ésta se encuentra acostada, rodee su muñeca con las dos manos y deslícelas hacia abajo, en dirección del codo.

Debe regresar usted sus manos a la muñeca, sin apretar. Dejando el codo de la persona doblado en la misma posición, dele masaje al lado interno del antebrazo con los pulgares.

Coloque la mano de la persona en su hombro y continúe el mismo procedimiento para el masaje del brazo. Finalmente, retuerza el brazo y el antebrazo: agárrelos con las dos manos y haga movimientos rotatorios de éstas hacia adelante y hacia atrás, a lo largo de todo el miembro superior de la persona.

Luego sóbele la palma de la mano con los nudillos. Entonces, con los dos pulgares, dele masaje a la mano por detrás y por delante.

Debe torcer con suavidad cada dedo, doblándolo hacia atrás y hacia adelante a medida que lo va sobando desde la base hasta la punta.

Haga el mismo masaje deslizante en los miembros inferiores de la persona. Jale la parte interna del muslo, comprima la pantorrilla.

Después, sujete la rodilla con las dos manos, presione con los pulgares el surco que hay en torno a la rótula. Percuta ésta con suavidad con las yemas de los dedos y entonces haga movimientos circulares con ellos a cada lado del hueso.

Retuerza los miembros inferiores así como lo hizo con los superiores, y con los pies siga los mismos procedimientos que aplicó a las manos, pero apretando los talones con más fuerza.

Para un masaje en la espalda; pida a la persona que se voltee boca abajo, con la cabeza vuelta hacia un lado. Sóbele las nalgas, y en los huecos que hay a los lados de éstas dele masaje con movimientos rotatorios de los nudillos.

Debe hacer vibrar toda la región glútea dando golpes rápidos y suaves con el filo de las manos. De un extenso y deslizante masaje a la espalda, de arriba abajo, y después con los pulgares, recorra de abajo arriba los surcos que hay a los lados de la columna.

Cuando haya regresado usted las manos de arriba abajo, hunda profundamente las yemas de los dedos índice y medio en dichos surcos.

También jale los costados del torso. Sobe los músculos de la parte superior de la espalda; entonces frote con rapidez toda la extensión de ésta con las manos.

Para terminar, rasque el cuerpo de la persona con las yemas de los dedos; percútale los músculos con los filos de las manos.

Tuerza y estire cada miembro hasta su límite, tratando de no excederse. De golpecitos con las yemas de los dedos en el cuerpo de la persona.

Nunca apriete fuerte la parte inferior de la espalda, y tampoco presione directamente la columna vertebral.

Comentarios