Cómo retirar el acabado de un mueble con removedor?

Cómo retirar el acabado de un mueble con removedor, Muebles, muebles raspado, quitar el acabado con removedor químico hacer que los muebles luzcan como nuevos.

Si un acabado puede “rejuvenecerse” debe quitar para aplicar uno nuevo. El removedor químico, empleado perfectamente, es lo mejor para desprender un acabado antiguo sin deteriorar la madera.

El lijado no es muy recomendable ya que puede deteriorar la madera si no se hace cuidadosamente. Los mejores removedores contienen gran cantidad de cloruro de metileno, solvente eficaz que actúa sobre gran variedad de barnices y pinturas, entre ellos la mayoría de las pinturas a base de agua.

Como no es combustible, el cloruro de metileno actúa también como antiinflamante en productos con
componentes combustibles, reduciendo notablemente el riesgo de incendio.

Hay dos tipos de productos removedores; a base de aceite (estándar o regular) y lavables (no dejan residuos de grasa). Los dos son buenos.

El agua a veces puede afectar las chapas y ablandar el pegamento de las uniones. Así que si emplea un removedor lavable, no lo retire con manguera, como en ocasiones se recomienda. Es mejor utilizar fibra de acero empapada en aguarrás.

Los removedores se adquieren en forma de líquido a de pasta. Los de pasta son mejor para superficies verticales. Siga las indicaciones del fabricante y escoja un lugar de trabajo con ventilación, para que no se acumulen vapores tóxicos e inflamables.

Debe poner el mueble que vaya a limpiar sobre periódicos. Dependiendo del mueble, pude que convenga sacar los cajones, quitar las puertas y los herrajes y trabajar en ellos por separado.

En caso de que no se vaya a quitar la pintura o el barniz en el mueble entero, cubra las superficies que prefiera preservar.

Si es posible provéase de antemano del equipo de trabajo: va a requerir una buena cantidad de removedor y muchas brochas baratas o viejas.

Cada vez que se usa una brocha para aplicar removedor queda inservible. Se recomienda utilizar guantes de hule. Eche parte del removedor en una lata o un recipiente pequeño, con el que trabajará, y mantenga el envase original bien tapado.

Quite la capa de acabado por secciones, porque de lo contrario la pintura disuelta y el removedor pueden secarse antes de que le dé tiempo de desprenderlos.

Ponga el mueble de forma que la parte en la que vaya a trabajar esté horizontal. Aplique una capa gruesa de removedor con los menos brochazos posibles.

No debe extenderlo con la brocha, déjelo actuar sin tocarlo unos 20 minutos. Después, cuando la pintura o el barniz estén arrugados y con burbujas, raspe con una espátula y luego con fibra de acero.

Siga la dirección de la veta y trabaje cuidadosamente, en especial con la espátula. La madera se reblandece temporalmente por los compuestos químicos que contiene el removedor y puede rayarse con facilidad.

Debe dedicar su atención especialmente a las uniones y superficies talladas, utilice en ellas un cepillo de dientes o fibra de acero enrollada en un mecate.

Si todavía queda algo del antiguo acabado en la primera sección, siga trabajando en el resto del mueble. Entonces, con más removedor y herramientas limpias, regrese a las superficies rebeldes.

En caso de que caiga removedor encima de una superficie limpia, retírelo con aguarrás.

Comentarios