Cómo cuidar el pasto?

Pasto, cuidar el pasto, tener un pasto en buenas condiciones, mantener el pasto siempre verde, tener un pasto verde y sano, pasto sano.
El pasto necesita recibir diariamente, durante muchas horas, luz solar directa, además de 2 a 3 cm de agua a la semana.

Mida el agua que reciben sus prados con un pluviómetro barato, en caso de no conseguir uno, clave en la tierra toda la pala, muévala un poco hacia los lados y sáquela.

Entonces vea hasta dónde está húmeda la tierra; si el pasto ha sido regado adecuadamente, la tierra tiene que estar húmedaa 15 ó 20 cm de profundidad.

Casí todas las gramíneas que llamamos “pastos” entran en un periodo de letargo en la época de secas y se ponen amarillas, aunque recobran su color y lozanía con las primeras lluvias.

Para que sus prados estén siempre verdes, riéguelos abundantemente una vez por semana, de preferencia por la mañana temprano.




Evite suplir este riego con varios riegos ligeros que, en vez de mejorar el pasto, hacen que las raíces se desarrollen hacia la superficie y favorecen el crecimiento de malezas.

Cuando vaya a podar el césped no lo deje muy corto, ya que el pasto requiere hojas para producir su alimento.

La altura perfecta para la mayoría de los pastos es de 6 a 8 cm en tierra caliente, y 1 cm menos en climas templados o fríos.

En cada poda corte sólo una tercera parte de la altura de las hojas, de forma que si están muy crecidas, lo que debe hacer es podar, esperar 3 o 4 días y nuevamente pasar la podadora.

En caso de que las briznas cortadas midan menos de 2 cm, no moleste en barrerlas, pero si son más grandes, recójalas y agréguelas a la pila de composta.

Comentarios