Cómo patentar y protejer un invento?

Patentes, proteja sus inventos, cómo tramitar una patente.

Si usted es el autor de un invento que tenga un uso útil y práctico, deberá adquirir lo más pronto posible su patente de invención.

De otra forma se vera expuesto a que otros puedan explotarlo en su provecho. La patente de invención se concede, de acuerdo con la Ley de Invenciones y Marcas, a toda persona creadora o realizadora de una invención, y le otorga el derecho exclusivo de explotarla.

Por invención se entiende toda realización que tenga las características de la novedad y la utilidad, o que perfeccione una cosa ya conocida.

En el sentido jurídico de la palabra, la invención no debe confundirse con el descubrimiento, que implica la idea de preexistencia tal como la eléctricidad , la radiactividad y la fuerza magnética existían ya antes de que fueran descubiertas.

Una invención debe llenar los siguientes requisitos:


  • Ser nueva y resultado de una actividad inventiva.

  • Ser susceptible de aplicación industrial en los términos de la Ley de Invensiones y Marcas.

  • No haber sido divulgada ni accesible al público en el país o en el extranjero, mediante una descripción oral o escrita, ni por cualquier otro medio suficiente para permitir su ejecución.

Para obtener una patente es necesario hacer la solicitud correspondiente a la Dirección General de Invenciones, Marcas y Desarrollo Tecnológico, que depende de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.

La solicitud de patente debe contener una descripción completa de la invención, incluidos todos los detalles técnicos.

Para patentar una invención, es recomendable dirigirse a un abogado especialista en la materia. Ya que la patente es concedida, su registro confiere al inventor el derecho exclusivo de explotar legalmente su invención (fabricarla, utilizarla y venderla) durante un periodo de 10 años.

Improrrogables, apartir de la fecha de expedición de la patente.

El otorgamiento de una patente implica la obligaicón de explotarla en territorio nacional, y dicha explotación deberá iniciarse antes de tres años desde el día en que se concedió la patente.

Si una vez transcurrido este plazo la patente no se explota, o se explota insuficientemente a juicio de las autoridades, cualquier interesado podrá solicitar ante la Dirección General de Transferencia de Tecnología una licencia para su explotación, llamada por la ley patente obligatoria.





Si transcurrido un año más no se solicitan estas licencias, la patente caducará. Si posee usted una patente puede conceder a otros los derechos para su explotación mediante convenio escrito y en los términos que más convengan a sus intereses, dentro de la ley.

Esta cesión de derechos puede ser parcial o total, es decir, usted puede ceder sus derechos para explotar su patente unicamente en determinada zona geográfica, o durante determinado tiempo.

El trámite de una patente con frecuencia se prolonga muchos años en lo que las autoridades investigan y analizan sus condiciones de novedad y utilidad.

Y el inventor hace todas las aclaraciones o rectificaciones que le sean pedidas; durante ese lapso se dice que la patente se encuentra pendiente o en trámite.

Gracias a esta patente en trámite, y advirtiéndolo así en todos los tratos que con ella se relacionan o en los productos de ella derivados, la invención está garantizada contra posibles copias o falsificaciones.

Comentarios