Cómo elegir un lugar para plantas de interior?

Plantas de interior, riego de plantas de interior, temperatura de plantas de interior, darles a las plantas de interior el ambiente que requieren.
Escoja plantas cuyas necesidades puedan satisfacerse con la luz, la humedad y la temperatura habituales de su casa.

Adquieralas en un establecimiento de prestigio o con un productor confiable, y antes de elegir algún ejemplar, revíselo detenidamente para asegurarse de que no está plagado ni enfermo.

Para proporcionarle luz: antes de escoger un lugar para sus plantas, determine que lugar de su casa está bien iluminado y cuál no, y ponga las plantas de
flor en los sitios bien iluminados y las de follaje en los que tengan menos luz.

Para saber si ha accertado con el lugar apropiiado, revise dia a día la planta; si las hojas se amarillean o les aparecen manchas secas, tal vez se deba a que la planta recibe suficiente luz.

En caso de que dejen de crecer y los tallos se ahílan y las hojas se ponen de color verde pálido, probablemente no reciben toda la luz que requieren.

Ya que haya decidido el lugar idóneo, gire con regularidad las macetas para que las plantas no crezcan hacia un solo lado.

En caso de que la luz natural no sea suficiente, cultive las plantas con luz flourescente: póngalas a 20 ó 30 cm de la luz (las de flor un poco más cerca y las de follaje un poco más lejos).

Procure mantener la luz encendida unas 14 ó 16 horas al día.

Para el riego: cada tres días, introduzca un dedo en la tierra de las macetas para saber si les hace falta agua.

Si es una planta que necesita riego moderado, echele agua cuando estén secos los 2 cm superficiales de tierra, pero si se trata de una planta de riego escaso, deje que se sequen dos terceras partes de la tierra.

Pero si es de las que requieren suficiente riego, cuide que la superficie de la tierra esté siempre húmeda.

Procure regar por las mañanas, con una regadera de pico largo y agua a la temperatura ambiente. Deje de regar cuando las macetas dejen de gotear por el agujero de desagüe.

Ya que haya pasado ese tiempo saque las macetas o tire el agua que queda en la charola.

Para la temperatura de la planta: es habitual del interior de una casa (en el día de 18 a 24 grados, y en la noche de 5 a 8 grados), favorece a la mayoría de las plantas de interior.

Cuide que no haya cambios bruscos de temperatura y que las plantas no estén cerca de ventiladores, calentadores y chiflones.

Si las noches de invierno son demasiado frías, aléjelas de igual forma de las ventanas. Si se les da un ambiente muy húmedo, la mayoría de las plantas toleran temperaturas algo superiores a los 32 grados.

La humedad del aire es un factor vital para las plantas. Si prefiere aumentar el grado de humedad, ponga muchas macetas sobre una charola llena de piedritas mojadas. O bien puede poner cada maceta dentro de otra más grande y rellenar el espacio que queda entre las dos con tierra de hoja húmeda.

Si se requiere puede instalar un humidificador ambiental en la habitación, pero si solo quiere usted elevar temporalmente el grado de humedad alrededor de una planta, rocíela suavemente.

Las plantas de hojas brillantes o lisas se benefician con ello, pero trate de no mojar las de hojas pubescentes (cubiertas de vello).

Para podarlas: para estimular una planta a que produzca flores, o para darle aspecto más tupido y frondoso, despúntela con frecuencia cortando con los dedos pulgar e índice la parte apical de las ramas.

Si la planta es leñosa o correosa, despúntela con un cuchillo filoso o con unas tijeras de podar; cualquiera que sea el caso, corte por arriba del punto donde las hojas se juntan al tallo.

Procure no podarlas drasticamente, a menos que una planta haya crecido lo suficiente o que haya quedado demasiado dañada por una enfermedad.





Comentarios