Cómo y cuándo trasplantar?

Plantas, cambio de maceta, cuándo cambiar de maceta?, cuándo trasplantar?.
En caso de que la planta se marchite entre riego y riego, si desminuye su ritmo de crecimiento o si las raíces comienzan a asomarse por el agujero de desagüe, es posible que haya llegado el momento de cambiarla de maceta.

Generalmente, las plantas jóvenes se deben trasplantar cada año, y las plantas adultas cada 2 ó 3 años, en cualquiera de los dos casos el cambio debe llevarse a cabo al comenzar el periodo de crecimiento, que coincide por lo general al comenzar la primavera.

Debe regar la planta con abundancia de 1 a 2 horas antes de trasplantarla. En caso de que se
trate de una planta pequeña o mediana, coloque la mano encima de la maceta, con la palma cubriendo la tierra y de forma que el tallo principal quede sujeto entre dos dedos.

Invierta la maceta y golpéela cuidadosamente contra el borde de una mesa hasta que se afloje el cepellón (la masa formada por las raíces y la tierra).

En caso de que la planta sea grande, acueste la maceta en el suelo, hágala rodar lento y, simultáneamente, déle golpecitos con un palo.

En caso de ser necesario enderécela y pásele un cuchillo por todo el borde interior para desprender el cepellón.

Para terminar acueste o incline la maceta, sujete la planta por el tallo principal y pídale a otra persona que jale la maceta.

En caso de que el cepellón tenga suficiente tierra, regrese la planta a su misma maceta, pero si la superficie de aquél está cubierta de raíces, pase la planta a una maceta que mida de 2 a 5 cm más de diámetro que el cepellón.

Cuando vaya a trasplantar, primero lave bien la nueva maceta, y si es de barro, sumérjala en agua unos 5 minutos.

Sobre el agujero de desagüe ponga pequeños tepalcates y cúbralos con algunas hojas secas o con una capa de musgo. Agregue enseguida una capa de 2 a 5 cm de tierra nueva y húmeda para macetas, y presione.

Ponga el cepellón en el centro de la nueva maceta, de forma de la superficie superior del cepellón quede de 1 a 2 cm más baja que el borde de la maceta.

Agregue tierra nueva alrededor del cepellón, pero no sobre él. Conforme vaya llenando la maceta golpéela suavemente para que su contenido se asiente. Presione firmemente la tierra con los dedos o con una palita y, al finalizar, riéguela con abundancia.

En caso de que la planta sea muy grande para trasplantarla, cámbiele la tierra superficial cada 1 ó 2 años.

Llévelo a cabo quitando 5 cm superficiales de la tierra empobrecida, sin descubrir las raíces principales, y sustituya con tierra nueva y abono que tienen que quedar al mismo nivel que tenía la tierra anterior.



Comentarios