Cómo hacer ejercicios de relajación?

Como hacer ejercicios para relajar, aliviar la tensión, como relajarse con ejercicio, como respirar correctamente, evitar tension, como aflojar los musculos
La tensión provoca mayor rigidez en los músculos, por lo que si relajamos éstos reduciremos también la tensión.

Para respirar. Debe aspirar profundamente y retener el aire por un momento; luego exhale hasta que los pulmones se vacíen completamente, y al terminar suspire con la boca abierta.

Al exhalar, relaje el cuello y los hombros. Este ejercicio hágalo al menos unas 40 veces al día.

Para recordarlo, incluya la respiración profunda en la rutina
de sus tareas diarias, en especial aquellas que implican tensión.

Por lo que también puede hacer una aspiración profunda cuando se quede detenido en un embotellamiento, al escuchar el teléfono o cuando los niños comiencen a pelear.

Cada ejercicio de respiración profunda consume apenas unos segundos, además de dar la impresión de que el tiempo transcurre más lentamente.

Hay personas que, para recordar la necesidad de relajarse, pegan una cinta de color en el reloj de la oficina o su reloj de pulsera, y cada vez que miran el reloj para saber la hora, practican una respiración profunda y alivian la tensión.

Cuando se respira lentamente se alivia la sensación de apresuramiento y la presión que ésta causa. Inhale y exhale lentamente, en lo que cuenta hacia atrás, del 10 al 1.

Mientras lo hace, piense en los músculos que están tensos y relájelos. Puede hacer este ejercicio muchas veces al día pero no lo lleve a cabo más de tres veces seguidas, ya que la hiperventilación no es recomendable.

Para aflojar los músculos. La respiración profunda y la lenta son ejercicios que pueden practicarse en cualquier lugar.

Hay ejercicios que requieren de más tiempo y un lugar donde pueda hacerlos en privado. Siéntese o inclínese cómodamente, sin zapatos y con la ropa floja.

Cierre los ojos y haga muchas respiraciones profundas. Evite pensar en su trabajo y en sus problemas.

Debe concentrarse en su cuerpo parte por parte y relájelo. Comience por los pies, siga con las piernas, las rodillas , y así sucesivamente.

Puede tensar primero la parte que desea relajar y luego aflojarla. Por ejemplo, la cara, es más fácil de relajar si hace primero una mueca y después la suelta.

Si empieza a tener una sensación de calor y pesadez en el cuerpo, imagínese que flota en agua tibia o entre las nubes de algodón.

Diez minutos fuera del ajetreo diario nos darán una perspectiva más clara del mundo cuando volvamos a él.



Comentarios