Como cultivar rosas?


Sobre plantas para plantar, como cultivar en casa, como plantar en macetas, como cultivar rosas, como cultivar flores, cultivar en macetas, rosales cuidados
"Como cultivar rosas"

Para cultivar rosas debe hacerlo en terrenos que tengan buen drenaje, que estén protegidos contra el viento y que reciban 5 o 6 horas diarias de sol.

Si usted vive en una región fría, deberá cultivar las rosas al comenzar la primavera, pero si no es así, plántelos al
comenzar el otoño o a fines del invierno.

Para cultivar en casa, compre rosales ya enraizados, en casas comerciales o en viveros de renombre; en caso de que los compre en tianguis y mercados o a vendedores ambulantes, revíselos con cuidado para asegúrarse de que el cepellón esté sano y desarrollado.

O si prefiere, también puede obtener plantas a partir de estacas de rosales ya establecidos.

Si quiere obtener un rosal mediante estacas, seleccione tallos sanos y fuertes, asegúrese de no utilizar tallos “chupadores”, que se reconocen por ser menos correosos y casi no tener espinas.

La estaca debe medir entre 15 y 20 cm de largo y estar cortada al sesgo; ponga en agua unos dos días y pasando este lapso hágale un corte en la base, dentro del agua, y déjela otros tres minutos en agua antes de plantarla en la tierra, que debe enriquecer previamente con harina de hueso.

Si le es posible, impregne las bases de las estacas con enraizador a base de hormonas y, en cualquier caso, plátelas un poco inclinadas a intervalos de 15 cm.

Debe regar con abundancia hasta que las nuevas plantitas estén perfectamente establecidas; para lograr mejores resultados, haga el estacado en la temporada de lluvias.

En el comercio, los rosales ya establecidos se venden con las raíces desnudas o en recipientes; cuando vaya a plantar un rosal de raíces desnudas, quítele la parte seca o deteriorada de las ramas para que únicamente queden las partes vivas y firmes.

También quite las raíces muy largas o deterioradas, y si el conjunto de las raíces está seco, métalo en agua. Debe cavar hoyos de 30 cm de profundidad y 30 cm de diámetro.

En caso de que plante muchos rosales deje 30 cm de distancia entre las variedades miniatura, 60 cm entre las floribundas, grandifloras,poliantas e híbridasde té, y más de 2 m entre los rosales de enredadera y los arborescentes.

Plante los rosales injertados poniendo el nudo del injerto (que es la parte más gruesa que queda justo sobre las raíces). Al nivel del suelo, en lugares de veranos e inviernos benignos.

En sitios calurosos el nudo debe quedar de 2 a 5 cm sobre la superficie del suelo, y en lugares fríos de 2 a 5 cm bajo tierra. Antes de plantar un rosal arborescente, clave un tutor en el suelo.

Para conservar la humedad, rodee el rosal recién plantado con una capa de 15 cm de grueso de tierra, y cuando surjan los primeros brotes vaya quitando el cerco de tierra.

Si el clima es demasiado seco, un día por semana riegue con abundancia los rosales alrededor de las raíces, hágalo de preferencia por la mañana.

El primer año que pasen los rosales en el suelo no los abone, pero a partir del segundo año aplíqueles ½ taza de fertilizante de fórmula 5-10-5, o de otro especial para rosales, al comenzar la primavera, a fines de esta mista estación y a mediados del verano.

En regiones calurosas, abone también poco antes de comenzar el otoño. Pasado el rigor del invierno cuando la primavera comience a calentar el suelo.

Debe rodear el rosal con una capa de entre 5 y 10 cm de espesor de tierra de hoja o de viruta de madera rastrillando y retirando cada vez que aplique el abono.

También rocíe el rosal con algún plaguicida y fungicida para rosales una vez por semana al comenzar la primavera hasta finalizar otoño.

En sitios y temporadas con mucho calor hágalo únicamente cada 15 días.

Las flores que estén marchitas córtelas justo por encima de un brote vigoroso o de una yema que esté encima de la cara externa de una rama. También corte los tallos “chupadores”, que son los brotes que crecen por debajo del nudo del injerto.

Para estimular la producción de flores grandes en los rosales de té híbridos, elimine los brotes pequeños y delicados que aparezcan bajo la yema apical y central de un tallo.

Pode la mayoría de los rosales en cuando las yemas nuevas comiencen a brotar en primavera, o bien podarlos en enero, lo cual estimula la floración de primavera y verano.

Únicamente escapan a esta regla los rosales trepadores y los arborescentes, cuando terminan de florecer tienen que ser podados.

Para proteger los rosales de las heladas severas, rodee con muchas ramas de cualquier planta de follaje perenne, cubriendo todo con un pedazo de jerga, alguna alfombra vieja o muchos periódicos y amárrelo con cuerdas; amontone alrededor de la base del rosal 15 cm de tierra.


Comentarios