¿Cómo es el primer año de vida de un bebé?


Tips bebés, desarrollo del bebé, nutrición del bebé, bebé recién nacido y su primer año de vida.

Bebe de un año
Recuerda que el primer año de vida es el más importante ya que aprende a sentarse, a caminar, a masticar, a jugar, le saldrán los dientes, y va a crecer mucho.

Tal vez al principio te sientas un poco nerviosa e inexperta, pero poco a poco y con todo el cariño lograrás a conocerlo mejor.

Cuando el bebé esta en el vientre por nueve meses,
esperando su nacimiento, y llega el momento, encuentra un mundo hermoso pero enorme y extraño. Ya no flota con libertad, como en las aguas fetales.

Hay muchos cambios de temperatura y también ya no tiene su placenta que le enviaba los nutrientes que necesitaba para crecer.

Ahora, requiere que lo cargues, le des calor, tu cariño y la leche que ha comenzado a fluir de tu pecho. Los primeros 5 días de su nacimiento tu leche es un poco más amarilla, se llama calostro. En ella le proporcionas gran cantidad de defensas contra bacterias y virus que le pueden causar enfermedades.
Amamantar

Luego de 6 y 10 días del nacimiento, verás que se vuelve más blanca. Esta se llama leche de transición. Se caracteriza por presentar un aumento en el contenido de la lactosa (azúcar de la leche) y en el contenido de vitaminas complejo B y vitamina C.

A partir del décimo día, tus senos producen para el bebé leche madura, que a diferencia del calostro y la leche de transición, es un poco más transparente.

Pero con ella le seguirás dando protección contra infecciones,aunque se ve como una leche más delgada, los nutrimientos que contiene siguen estando en la cantidad y calidad que le permiten crecer y desarrollarse adecuadamente.

Al principio, verás que va a quedar lleno muy rápido y que a cada rato va a querer comer. Esto es porque su estomago todavía está pequeño y digiere tu leche muy bien y muy rápido.

Es por eso que requiere que le des de comer cada vez que te lo pida, en promedio serán entre diez y doce veces al día.
Alimentar bebe con biberón

Cuando no puedes amamantarlo. En realidad son muy pocas las razones que contraindiquen que definitivamente nunca lo amamantes.

La más importante es que no estés convencida plenamente y no quieras hacerlo, o que estés enfermita de algo grave y que lo puedas contagiar.

Esto no sucede con cualquier enfermedad, así que antes de decidir no amamantarlo, consulta con el pediatra.

Hay casos en que tienes que suspender el amamantamiento temporalmente. Por problemas en los pezones o en la glándula mamaria, por enfermedades, o bien porque no puede estar contigo.

En esos casos, trata de seguir estimulando la producción de leche extrayéndola manualmente para que no se te vaya y después puedas amamantarlo. Le puedes dar en cuanto se pueda la leche que te extraigas. Si no, le puedes dar de otra leche.

Es mejor si se la das en un vaso, ya que de otra manera será difícil que se vuelva a acostumbrar a succionar de tu seno.

Cuando le vayas a preparar otra leche, cuida siempre que el lugar en donde la vayas a preparar y tus manos estén limpias.

Lava su vaso y todo el equipo que vayas a utilizar con agua y jabón. Enseguida esteriliza y prepara su formula utilizando las cantidades de agua hervida y de leche que indique el pediatra o la lata y agitalo bien.

Lo mas conveniente es que tu le des, el quiere verte, escuchar tu corazón y sentir tu calor. Esto lo tranquilizará.


Recomendaciones:



Para poder responder a tús preguntas en tiempo y forma, por favor al dejar tú comentario escribe tú correo o escríbenos directamente a teescuchamos@bluee.biz






Comentarios