La llegada del primer Bebé

Tips sobre preparativos para el primer hijo, el primer bebé, qué se necesita para el cuidado del bebé, arreglos para el nacimiento, mi primer hijo, acerca de

¿QUE NECESITA PARA ESPERAR AL PRIMER BEBE?


Mi primer bebé
Aún las madres que han tenido ya dos o tres hijos se sorprenden, después del parto, al descubrir que, a pesar de todos sus planes y preparativos, siempre se les ha olvidado algo. 

En el caso de la mamá que va a serlo por primera vez, no es de extrañar que la posibilidad de caer en olvidos sea aún mayor. Para evitar que le ocurra lo mismo, guíese por estas indicaciones.

CANASTILLA: Varios paquetes de pañales, aunque se recomienda

para los recién nacidos utilizarlos de tela, aproximadamente 70 pañales.

De 3 a 6 camisitas de dormir.

5 ó 6 camisitas para las horas del dìa, que podrán tener mangas o no, segùn las exigencias del clima. Lo más recomendable es tenerlas de ambos tipos.

2 ó 3 sweateres en regiones de clima templado. Aumente el número si vive en zona de temperatura fría.

4 ó 5 frazaditas ligeras de algodón. Añada por lo menos otras tres de materiales que abriguen más si el clima así lo requiere.

Varios gorritos de algodón para climas templados y cálidos, o tejidos para climas fríos. Estos últimos también exigen trajecitos o batitas de algodón o lana. No menos de 10 sabanitas, la mitad de ellas impermeables. Pares de medias en abundancia.

PARA PREPARAR LA FORMULA: 1 aparato esterilizador.

10 ó12 mamilas con capacidad para 8 onzas (228 gramos)

2 ó 3 mamilas con capacidad para 4 onzas (144 gramos)

PARA EL BAÑO:

De 2 a 4 toallas grandes. Deben ser de felpa o de algún otro material que resulte muy suave.

4 toallas chicas.

Amplias reservas de algodón y de esponjas, indispensables para limpiar las orejas del bebé y las manchas que se marcan en su piel.

Talco, polvo, lociòn y aceite para bebé. Estos artículos se comprarán después de que el niño nazca, atendiendo la recomendación del pediatra.

Una bañera chica para bebés, aseguràndose de que tenga equilibrio sumamente estable.

SEA PRECAVIDA CON LA CUNA O MOISÉS:

Ha de ser muy estable, para que no se voltee con los movimientos naturales del niño.

Si tiene barrotes o pilares protectores, éstos deben estar muy cerca unos de otros, para que la cabecita del niño no pueda trabarse entre ellos.

La altura de la baranda protectora debe ser tal que, cuando el niño llegue a pararse, sus hombros queden al mismo nivel que la baranda, nunca por encima de ésta.


Recomendaciones:




Para poder responder a tús preguntas en tiempo y forma, por favor al dejar tú comentario escribe tú correo o escríbenos directamente a teescuchamos@bluee.biz

Comentarios