Ciencias Diabólicas

demonología, ocultismo, artes diabólicas, que es la magia, que es el satanismo, que es el sabbat, que es aquelarre, que es misa negra, que es un pacto satánico, esoterismo.

Ciencias Diabólicas

Que es la Magia

La magia es una ciencia prehistórica, por medio de la cual se hacen acciones fuera de lo normal, por lo general con ayuda de los poderes de la naturaleza, de los espíritus, asimismo, de las potencias infernales.



Según la costumbre, una de las cuatro clases de magia es la negra o goecia.

Magia negra: Esta clase de magia se practica con la finalidad de hacer un mal a una persona, o para
complacer vicios y pasiones, ejecutando con la ayuda de los demonios, la cual se consigue por medio del comercio con ellos. La goecia es la antítesis de la teurgia (magia blanca o divina), todo cuanto se hace, practica, compromete o resulta de ella, tiene su oposición, contradictoria paralela, en aquélla. La magia negra es trabajada por los taumaturgos que se entregan al mal; operada por los descendientes de Caín, se basa en el daño al prójimo y por tanto instruye a conectarse con fuerzas diabólicas que les permiten actuar en la infamia.




Una costumbre relata que Dios ordenó a un grupo de ángeles para inspeccionar las cosas de la Tierra; pero, estos seres, en número de 200 y bajo el mando de Azazel, se dejaron cautivar por la belleza de las mujeres y se deslizaron a escondidas por el monte Herman donde se juntaron con las hijas de Loth, procreando luego gigantes que se destinarían a dominar al género humano. Estos ángeles revelaron a sus amantes todos los secretos del cielo, y le dieron a conocer el pecado. Como resultado de esto, Dios mando al ángel Rafael arrojar a Azazel y sus seguidores a una caverna y encaminar a la verdad las revelaciones mágico diabólicas, así para remendar el daño provocado por la enseñanza a la humanidad de la magia negra y la hechicería, inculcó a servirse del conocimiento, hasta entonces prohibido, para poder obtener la verdadera luz.




Que es Satanismo


Se llama así al trabajo de los brujos hechiceros o magos negros. Cuando la pesquisa estaba actuando con energía, los indomables suplicaron a las potencias infernales la protección; el satanismo rindió así efecto del terror inquisitorial, los sospechosos invocaban a su opuesto, a su anticristo, empezaron a incurrir al perjurio, profanaciones.

En los rituales satánicos, una mujer, por lo general prostituta, se tendía desvestida sobre el altar y el celebrante, sobre su cuerpo, consagraba inmundicias humanas; los espectadores a la ceremonia se quitaban la ropa y se entregaban a prácticas sadomasoquistas y transformaban la unión en una estremecedora orgía.

Una de las más desarrolladas costumbres satánicas eran las, ceremonias demoníacas donde se cometían toda clase de abusos y crímenes contra niños, y en las cuales se profanaba y ridiculizaba el ritual de los oficios divinos y se alteraba la liturgia católica.

Se favorecía en sitios escondidos y secretos y no era con personalidad de culto al diablo.




Que es Sabbat

El sabbat tiene sus inicios en las fiestas sabacias o misterios sabáticos, destinados al dios frigio Sabacio, semejante en Grecia y Roma a Dionisos y Baco correspondiente, y que radicaban en degeneraciones y orgías desenfrenadas.

En la noche se extendía el sabbat o gran sabbat, que solía celebrarse en sitios solitarios, en los bosques o junto a un lago, y en el que colaboraban los brujos de cada país. Cuando, por el contrario, se tenían citas de cada una de las congregaciones o de pequeñas aldeas, la unión tenía por nombre esbat o pequeño sabbat y podía tener lugar en un edificio o al aire libre.




En el sabbat y el esbat, de igual forma hay danzas, ceremonias y fiestas, se negociaban asuntos con relación a encantamientos y maleficios, intercambio de secretos y experiencias.

El sabbat se encuentra relacionado con el aquelarre, en sus costumbres y finalidades, por tanto el primero es de mayor importancia y en coyuntura única.

Aquelarre

(Del vasco aquer, "cabrío", y larre, "prado": "prado del macho cabrío"). Son las uniones de hechiceros y hechiceras con la finalidad de adorar a Satán, decirse sus canalladas, recibir del diablo nuevas instrucciones y entregarse a excesos lujuriosos.




Las más desarrolladas a detalle de estos rituales conciernen a los siglos XVI y XVII. Los asistentes al aquelarre se transportaban montados sobre una escoba o en animales; llegaba la hora del encuentro, revisable por determinados "signos" que el demonio enviaba a sus fieles, se reunían en el sitio antes seleccionado.

Se decía que el diablo los esperaba sentado sobre un altar negro, con carácter de cabrío o de hombre con un par de cuernos separados por un hachón encendido; otras veces estaba transformado en un lebrel, en un toro de largos cuernos, un tronco, un hombre bello, negro o rojo, de igual forma en un carnero blanco que al finalizar el ritual se desvanecía entre las llamas dejando una ceniza preciosa de la que los brujos recibirían filtros o polvos para sortilegios. 

En suplencia de Satán, no siempre disponible, dirigía la fiesta el gran negro o maestro, de igual forma nombrado maese Leonardo;  a la derecha del diablo, en un trono de plata, se sentaba la reina del sabbat, la bruja más hermosa, rectora oculta del ritual. Una vez terminada la prueba de los signos marcados de los concurrentes, se pasaba al homenaje al diablo. Era entonado el canto oficial en el que se insultaba a Dios, a los santos y a la Virgen.

Los nuevos simpatizantes firmaban el Libro negro de la muerte y tomaban las señales diabólicas; luego se conmemoraba la misa negra, parodia de la misa cristiana, en la que la religiosa santificaba ostias negras sobre el cuerpo desnudo de una mujer, determinada al altar para la ocasión, y rodeada de cruces invertidas, candelabros y adornos negros.

En lugar de la eucaristía se extendía una magnifica fiesta que presagiaba la frenética danza final; cada uno se sentaba de acuerdo con un orden jerárquico, se maldecía el alimento (en honor a Satán) y se pasaba a la fiesta. Luego  llegaba el turno de la danza, en una cadencia inevitable y trastornada.. Todo finalizaba en el delirio orgiástico.

En ocasiones se hacían aquelarres diarios, otras lo aludían a una vez por semana o periodos más prolongados. Con frecuencia se oficiaban las misas del diablo después del aquelarre, que no son las misas negras, ya que se decía que las primeras son oficiadas por el propio demonio.

Misa Negra

Se incrementó casi igual que el sabbat, incluyendo algunas ceremonias parecidas: la ostia negra, los líquidos repelentes simulando agua bendita; no era necesario venerar al cabrío, pero si que los elementos sagrados fueran desprestigiados y reemplazados por accesorios indignos para que el rito fuese completo. La misa negra parodia a la cristiana, con ceremonias celebradas al contrario.




El ceremonial implantaba que la mujer que había ordenado la misa se expandiera desnuda sobre el altar: su cuerpo debía estar en cruz --con los brazos abiertos--; en ocasiones, tenía en cada mano un cirio negro. El celebrante subía al altar después de haber sido sacrificado un niño, se levantaba la sangre y el religioso comulgaba con la mitad de la ostia empapada en el cáliz, en lo que la otra mitad era insertada en el sexo de la mujer y luego bañada en sangre; el ritual finalizaba en una gran orgía.

Semejante a la misa negra era la celebre misa de San Secaire. En ésta, el religioso debía encontrar una iglesia en ruinas, o al menos desconsagrada; es mejor que esté habitada por murciélagos en las ruinas del campanario y en la nave, y bajo el altar debe vivir un sapo, instrumento sacramental de las brujas.

El religioso se transporta a la iglesia a las 11 de la noche y regula la duración de la misa, haciendo que termine al expirar la medianoche; le acompaña una mujer, generalmente su esposa. Las oraciones son recitadas al reverso y los elementos de ofrenda son una ostia negra triangular y un cáliz lleno de agua, la misma debe ser recogida de un lugar mundano y enseguida vertida en un recipiente en el que haya sido ahogado un niño no bautizado, cada vez que se tenga que hacer la señal de la cruz, se utilizará la mano izquierda en vez de la derecha.

Esta misa era un ritual con propósitos homicidas; esta clase de satanismo desapareció casi por completo en el siglo XV. Cuando un culto de brujos era revelado, éstos cubrían o emparedaban misteriosamente sus objetos rituales y marcaban con su sello o signo todo el interior del cuarto y el edificio.

Pacto Satánico

El comercio con el diablo radica en la evocación, el conjuro y el pacto. Éste es un contrato entre el hombre y el maligno y radica en que el diablo se compromete a venir en ayuda de los hombres y dar a éstos el triunfo a sus obras, siempre y cuando ellos, en determinadas condiciones, digan palabras o fórmulas determinadas, o hagan rituales precisos.




Generalmente, el trato solía durar la vida; se firmaba con sangre, la cual a su vez era considerada como ofrenda al diablo.  Se decía, también que los acordados perdían después su sombra y su forma no se reflejaba en los espejos.

Los teólogos diferenciaban dos tipos de pacto:

Professio tacita (pacto privado), que se hacía por intervalo de una bruja y en el que el solicitante se comprometía a venerar a Satán.

Professio expresa (pacto público o solemne), oficiado durante el aquelarre, también, un pacto con Satán, firmado con sangre. Entre las implicaciones más relevantes de estas acciones, se indican las siguientes:

* El candidato niega a Dios, y los sacramentos.

* Recibía un segundo bautismo con un nuevo nombre oculto.

* Juraba respeto eterno al diablo, obsequiándole un trozo de su ropa.

* Se agregaba su nombre en el Libro de la Muerte.

* Era marcado con la Señal del Diablo, región del cuerpo insensible al dolor.

* En ocasiones en el pacto se acordaba en que el diablo solicitado pusiera a disposición de la otra parte un demonio familiar, siendo para el hombre como un sirviente leal y formal; estos demonios recibían diferentes nombres, solían ser muy pequeños, y podían proteger a quienes los poseían la felicidad, el poder y la riqueza.




Comentarios

  1. La magia si existe, todo lo referente a dios y los angeles son realidad

    ResponderEliminar

Publicar un comentario