Seres sobre el Mundo Natural. Monstruos

Monstruos

Famoso de la mitología bretona, quiere decir “el transito”; es la figura que representa la muerte, y no es un splo ser: cada población posee el suyo, que encarna en la última persona fallecida de cada año. Se le interpreta como un esqueleto con ropa de negro y con sombrero de copa, viaja en un carro tirado por un caballo gordo y otro delgado, transita su territorio cada noche en busca
de moribundos para quitarles el alma.
De la mitología griega, su nombre quiere decir “raptoras”. Eran tres mujeres monstruosas, hijas de Taumas y Electra, y tenían su cara de mujer vieja, con pico
en lugar de boca, y orejas de oso¨; su cuerpo era de buitre, y patas con grandes garfios curvos y grandes alas. Hallaban placer robando la comida o ensuciándola con excremento y de esta forma sembrar el hambre. Eran raptoras de niños y de almas. Homero solo se especifica a una de ellas: Podarjé, de pies ligeros. Hesiodo  menciona a dos: Aello (la borrasca) y Ocipete (el vuelo rápido) y Virgilio agrega a Celeno (la sombra). Su aposento se hallaba en Salmideso, en los dominios del rey ciego Fineo, a quien, a quien atormentaban constantemente. Los argonautas las hicieron huir a las islas Estrófadas en el Mar Egeo. 



Mitología celta. Mujer con aspecto palido  y rosto nefasto; en momentos tiene largos cabellos rojos, de igual forma los ojos, otras veces esta vestida de verde con un manto gris. Por siglos, las banshees han aterrado a Irlanda. Mensajeras sobrenaturales de la muerte, fueron llamadas, en irlandés, Mná Sidhe, o mujeres del más allá. Se piensa que con los fieros vientos del oeste aullando por afuera, quien escucha su lamento, no se atreverá a ver por la ventana por temor a percibir esa fantasmagórica criatura peinando su largo cabello y manifestando una muerte en la familia, o aun llamando a los mismos pobladores de la casa a la tumba.


Es reconocido como el rey de las serpientes, y en un inicio recibía los nombres de Basileoq, Coquatrix o Cocadrille (gallo-serpiente o hijo de gallo). Este animal fantástico podía provocar la muerte de su víctima con solo mirarla. Una leyenda cuenta, el basilisco nació de un huevo que había puesto un gallo, fecundó una serpiente y empolló un sapo. El basilisco, junto con el león y la culebra, era, en la edad Media, uno de los caracteres de gran importancia de Satán. Su figura es de culebrilla de moderadas dimensiones con un tipo de diadema blanca en la cabeza y dotada de propiedades venenosas. Se piensa que si la víctima es la primera en ver al monstruo, entonces será el condenado a morir. Para que la bestia no matara, se tenía que tomar la precaución de llevar consigo un espejo, o bien un escudo, de manera que al enfrentarlo se le enseñara su reflejo y así el poder de su mirada se volviera en su contra.  



De la mitología griega, monstruo con torso de hombre y el cuerpo de caballo. Vivian en los bosques, se alimentaban de carne cruda y tenían tradiciones inhumanas. Entre los centauros buenos y sabios, se localizan dos: Pholos y Cheiron. Fueron casi completamente exterminados al combatir con los lapitas.


Gigantes de un solo ojo, en la frente, que se alimentaban de humanos. Sus nombres eran Brontes, Estérope y Arges (Piracmon), hijos de Gea y Urano, quienes fueron recluidos por Urano y Cronos en el  Tártaro, empero, Zeus los puso en libertad tras la pelea con los titanes, crearon para él un relámpago, el trueno y el rayo. Existieron, también, otros ciclopes, pero de temperamento humano y no etéreo, como los hijos de Poseidón y Anfitrite, cuyo representante más notorio era Polifemo; los gigantes sucesores del rey tracio Ciclope se  diferenciaron en la construcción  de fortalezas. Los ciclopes de igual forma hicieron el casco a Hades y el tridente a Poseidón.


De la mitología germana, quiere decir; “caminante doble”, y trata acerca de la religión de que cada persona tiene un alma. “doble” o la figura de uno mismo, se piensa que si una persona encuentra a su doble instantáneamente morirá.



Monstruo con la cabeza y busto de mujer, cuerpo de león y alas de águila. Hija de Tifeo y Equidina, fue expedida por Hera a vengar el rapto de Cerisipo por Layro. Detenía a los caminantes que querían entrar a la ciudad de Tebas, les mencionaba un acertijo y si no eran aptos de interpretar su misterio se los tragaba.  Cuenta la leyenda que al preguntar a Edipo cuál era el ser que por mañana caminaba en cuatro patas, al atardecer en dos y por la noche en tres, respondió este que el hombre, ya que primero andaba a gatas, después erguido y en su vejez auxiliado por un bastón. La esfinge  enfurecida se arrojó al precipicio y murió.



Diosas griegas, las horgonas eras tres hermanas, hijas del dios del mar Forcis y el monstruo marino Ceto, conocidas tambien corcidas. Reconocidas como Medusa, Esteno y Euríale, y la única letal era la primera; eran las hermanas de la Greas. Sus manos eran de cobre, sus cabellos tanto de serpientes como su lengua. Su mirada era tan profunda que era apta de convertir en piedra a todo aquel que se cruzara en su camino. Vivian en el extremo occidente, cerca del país de los muertos y el país Hespérides.
Medusa, la reina de sus hermanas, fue derrotada por Perseo, quien la decapito y uso para empedrar a muchos de sus contrincantes.


Expresión germana que quiere decir; “espíritu burlón”: sus expresiones exuberantes de energía, desbocadas y muy astutas. son originadas por entidades (duendes o materia plasmática) que ocasionan más molestias que peligro, y tienen una seducción peculiar por los niños: De allí que se piense que éstos son los originales autores “atolondrados” de éstos fenómenos.


Palabra provenida del latín orcus: dios de la muerte. Conforme a las narraciones derivadas de las mitologías antiguas, los ogros eran monstruos gigantes diabólicos que se alimentaban de carne humana, principalmente de los niños. Tienen la capacidad de descubrir con el olfato la presencia de los hombres vivos, aunque estén bien escondidos. Como el hombre muerto huele mal para los vivos, así lo es el vivo para los muertos; el ogro concierne, al reino de la muerte, y el mismo es una imagen de la muerte.


Monstruo que nació en Licia de la unión de Tifon y Equidna, tenía la cabeza y el pecho como un león, el vientre de cabra y cola de serpiente; su boca abierta arrojaba llamas y torbellinos de fuego. Se creía que Vivian en la entrada del averno, y fue muerta por el héroe Belerofonte a petición del rey de Licia. Jobates. Algunas personas afirmaban que la quimera es un emblema del amor. El león  significaría la impetuosidad; la cabra, el goce, y la serpiente, el remordimiento frente al pecado cometido. En tiempos antiguos, este ser representaba a la prostitución  y a las estaciones de año.


Su nombre proviene del latín genius, “genero”, los persas dividían sus genios en dos grupos: Los Persis, o genios benéficos, y los Dives, o genios malvados.  En Oriente se les conocían como seres mixtos con cabeza de pájaro, pero su  comienzo es romano, eran de personalidad benéfica o maligna, en gran proporción  y con la gracia de la omnipresencia; se les diferenciaba  según su acción: Alastores (suicidio), espiritus y súcubos (sexo), penates (familia), cóbalos (bufones), larvas (muertos). En Grecia se conocían como dámones, y los principales eran Agatodáimon, genio del bien, y Cacodáimon, genio del mal. Se les suele asemejar con los elementos, ya que hay diversos genios para cada uno de ellos.


En la mitología grecorromana estos seres terrenales nacieron de las gotas de sangre que cayeron en la Tierra (Gea) al ser castrado Urano, contrincantes de los dioses del Olimpo. Estos monstruos eran de gran tamaño, mirada perversa, barba y cabellera exuberantes, sus piernas a partir de las rodillas se transformaban en serpientes. Surgieron del centro de la Tierra, armados de corazas y grandes lanzas. Embistieron el Olimpo al mando de Porfirón y Aliconeo. En la mitología germánica podían ser monstruos  buenos o malos, se les  vinculaba con fenómenos natos, son anteriores a los dioses a los que no se les temen. De la creación original nace el gigante Yumir.


Monstruo de la mitología griega. Simbolizado con pico de águila, orejas de caballo, alas con poder y cuerpo de león. Su nombre proviene del gurós, “recurvado”, del indoeuropeo grah, “agarrar”, o del hebreo kerub, “orante”. Santificado por Apolo le protegía sus tesoros en el país de los hiperbóreos. En la Edad Media se creyó en su existencia, además era conocido el comercio de las garras de estos monstruos, pues se aseguraba su poder para descubrir sus venenos; su inicio se remonta en Egipto y Mesopotamia. Por lo general se les usaba como cabalgadura, tanto de reyes como de dioses, o como guardianes de tesoros; cuando estos seres se mezclaban con los caballos, de su unión se originaban los hipogrifos, presentes invariablemente en las leyendas griegas. No obstante, los grifos eran fanáticos contrincantes de los caballos. A los grifos se les suele localizar como elementos decorativos de fuentes, en las que este ser lanza agua por la boca.


En tiempos nórdicos se le conocía como un monstruo  encantador de origen marino, con cuerpo de caballo y cola de pez. Era la montura del dios Poseidón y Neptuno; en Fenicia, obtiene un par de alas y cola dividida, siendo semejante a un escorpión. De igual forma se le conoce como hippocampus. Unos vivían por lo general en los lagos y ríos.


Monstruosa serpiente de agua con nueve cabezas, hija de Tifón y Equidna, hermana de Ortos y Cerbero; habitaban en un pantano vecino a Lerna,  en Argólida, y su soplo era mortal para quien se acercara. De sus nueve cabezas, ocho eran mortales, también, si las decapitaban, volvían a crecer en instantes, dobles; destruía ganados y sembradíos. Hércules fue quien consiguió acabar con el monstruo, le cortó las cabezas y con un madero prendido quemó los cuellos divididos para que no se reprodujeran. La novena cabeza, inmortal, la deshizo con una roca, y la enterró, con la sangre venenosa del animal, Hércules empapó sus flechas, las cuales provocaron heridas que no cicatrizaban.


Enorme monstruo nórdico griego, con cuerpo humano y cabeza de toro; era hijo de Pasifae y del hermoso toro blanco llevado por Poseidón. Su nombre real era Asterión. Minos, rey de Creta, le ordenó hacer un laberinto de donde la bestia no pudiera escapar. Era antropófago, cada año se le daba como ofrenda siete varones y siete mozas, a quienes devoraba. Teseo en colaboración con Adriana, consiguió entrar al laberinto y dio fin al minotauro.


Los sátiros eran dioses de la mitología romana y griega, vivían en el bosque, personificados como seres semicapriformes: orejas, patas y cola de cabra, tocando la flauta o la siringa. En la mitología griega, hijos de Baco, eran los aleatorios seguidores del dios Dioniso o de Pan, es reconocida su fama de villana, lujuriosos además de obscenos, perseguidores de las ninfas y los pastores.





Recomendaciones:





Ángeles:



Demonología:


El ocultismo:


Cartomancia:



INDICE




Comentarios