Sobre adivinaciones, profecías, grandes oráculos

Adivinaciones, profecías, grandes oráculos, esoterismo, ocultismo.
Antecedentes: hay una estrecha unión entre la magia y los poderes adivinatorios, sin embargo, en ocasiones estas dos obras son opuestas, es decir; es común encontrarnos con un practicante de la magia, que de igual forma sea devoto a las artes adivinatorias y viceversa.

La magia como se ha mencionado con anterioridad es una ciencia activa, el mago hace rituales y
trata de cambiar eligio el futuro de los individuos, de igual forma usa objetos diversos para conseguir su fin. Otra reseña de la magia es su oposición a la religión.
Las ciencias adivinatorias, a diferencia, tratan de investigar el pasado y predecir el futuro de los individuos, dentro  de sus fines no está el de modificar el futuro, se diferencia por ser más contemplativa, pasiva y religiosa. Sexto Empírico hace una definición de la adivinación en su libro oposición a los matemáticos (X, 133): “La adivinación es la ciencia o facultad, de ver y de expresar a la humanidad los signos que son descubiertos por los dioses”.
Desde todos los tiempos y en casi todas las civilizaciones han existido los adivinos. En el caso de Grecia se puede citar el mito en la que Apolo mato un gran pitón con las flechas de su arco de plata; ya consumada esta acción, Apolo es obligado a  ceder uno de los talentos de esta terrible serpiente, hija de la Tierra, quien tenía el don de la clarividencia, alimento y repuesta a la curiosidad de la humanidad, Apolo escogió a la sacerdotisa Delfos quien desde este instante tomo el nombre de la serpiente destruida, de esta forma se le conoció como “Pitonisa”.
Este oráculo, nombrado oráculo de Delfos, estaba predestinado solamente para consulta de importantes decisiones en la vida política y religiosa de la Helade.

En Grecia se ejercía de igual forma la adivinación por los sueños, los cuales se pensaba eran inspirados por Zeus. El sacerdote oneiropolos, era el comisionado para descifrar estos sueños, y proponía a los enfermos en el templo de Esculapio, en Epidauro. Los  griegos de igual forma ejercían la necromancia, por ejemplo, la adivinación por evocación de los muertos, Ulises acude a esta mancia como lo cita La odisea (Canto X).
Otro de los afamados oráculos griegos es el de Amón-Zeus, el dios de las Arenas en el oasis libio de Siwab. Para evocar este oráculo se utilizaba un ídolo con cabeza de carnero en oro, torso humano con el pecho cubierto de  esmeraldas y un falo que se le pronunciaba desde el ombligo.

El ídolo era puesto en una barca sagrada ydirigida por el gran sacerdote, el rastro que dejaba la barca en el agua era descifrado por el sacerdote. Esta misma técnica de adivinación la encontramos de igual forma en la antigua Siria.
En Roma se realizaba el arte de predecir el futuro a través de la aruspicium o examen de las entrañas de animales, esta práctica fue trasladada  a través de los etruscos. Otra de sus técnicas favoritas era el estudio del vuelo de las aves.
La técnica de la adivinación estaba reservada para los arúspices, y augures y era patrimonio y dogma del Estado. En los años  213 y 139 a.C. se inició la expulsión de la ciudad de los brujos y adivinos, más que por reprobar sus artes fue porque estos personificaban una competencia indigna al Estado.
Ahora bien, si se desea un estudio de las artes adivinatorias de la Antigüedad puede acudir al famoso libro del latino Valerio Máximo titulado Hechos y dichos memorables.
En oriente las artes de la adivinación  se remotan a tiempos inmemorables, los chinos eran constantes a la observación de los astros y a las mancias, y empleaban para ello los pies en la podomancia, el libro de las mutaciones, el I Ching.
Sin embargo en la India, pese a ser una civilización completa de artes mágicas, no lo es en artes adivinatorias, sus técnicas eran muy rudimentarios, como el conocimiento del arroz, ramitas o cuerdas pequeñas lanzadas al fuego, trayectoria de una flecha, etc., Estos medios eran empleados por indios, quienes deseaban saber su porvenir, ya sea el resultado de las cosechas o el éxito en un enfrentamiento.
Cuando el cristianismo triunfa contra los dioses de la vieja Alejandría, se propone  de igual forma aniquilar su fruto: la adivinación, considerada magia, y por lo tanto el estudiante era sospechoso de tratos con el maligno.
En el año 775 Carlo Magno decreto la prohibición de las artes adivinatorias: astrología, adivinación mediante sueños, augurios  y predicciones, manteniéndose vigente hasta el siglo xvII.

En 1691 fue ajusticiado cruelmente el último de los adivinos condenados. Más adelante inicia una época de oro para los adivinos: Cagliostro enternece con sus predicciones a toda Europa y Lenormand predijo el futuro a todo Paris, ni siquiera la Revolución francesa detuvo sus prácticas.
En la actualidad hay un sin número de videntes, desafortunadamente en muchos casos se habla de simples estafadores, quienes se aprovechan del desconsuelo de los tiempos ofreciendo descubrir el futuro tan irreal para toda la humanidad.

Recomendaciones:

Ángeles:


El ocultismo:


INDICE




"Si consideras que falta información que tú nos puedes aportar, agradeceremos la ingreses en los comentarios, será de gran ayuda para todos, de la misma manera, si no estás de acuerdo con algún punto"


Para poder responder a tús preguntas en tiempo y forma, por favor al dejar tú comentario escribe tú correo o escríbenos directamente a teescuchamos@bluee.biz

Comentarios