Sociedades secretas

Sectas secretas, ocultismo, esoterismo, sociedades secretas, las sociedades secretas
A través de los últimos tiempos se ha venido difundiendo el uso de los términos “sectas secretas” y “sociedades secretas” como sinónimos, por lo cual es necesario aclararlo.

Entendemos por secta un cisma, una división que se origina en una religión, término que bien se puede emplear de igual forma a los disidentes de un partido político.  Es decir, una secta es una minoría reformista con sentido progresivo o regresivo, separada del grupo original al que pertenecía.


Una sociedad es la formación o fundación de una corporación, sea de tipo político, social, militar o iniciático, que a diferencia de la secta, nace gracias a la voluntad de sus miembros con un fin determinado.


El termino secta da lugar por lo general al campo de la religión. Desde la Antigüedad, en todas las religiones ha habido grupos que si bien toman la mayoría de las doctrinas de la religión madre, llegan a un punto en donde sus mandatos son motivo de desigualdad.




Estos grupos desconformes son las sectas. Gramaticalmente la voz “sociedad” significa fundación  y “secta” quiere decir separación, en la medida de lo posible, debemos utilizar los dos términos como sinónimos, y se debe aplicar indistintamente a los campos religiosos, así como político, social e iniciático.

¿Por qué se crean sectas?

La causa por el que una secta es “secreta”, atiende, casi siempre, a que el fundamento de la misma se contrapone a lo preestablecido. Por lo que es perseguida y se ve en la necesidad de moverse en la sombra de la clandestinidad.

A veces, las sectas han sido verdaderos gérmenes  de innovación y renovación, con ideas revolucionarias tanto en el plano sociopolítico como en el religioso. Prueba incuestionable de que los hombres requieren juntarse y ayudarse para propagar sus ideas y doctrinas.
El que sea un secreto es solo una medida de seguridad contra la represión. Son secretos su organigrama, sus rituales o ceremonias de iniciación.

Todo se hace con mayor discreción, casi siempre para proteger la propia supervivencia. Y es muchas veces la causa por el cual se han perdido o trastocado muchas doctrinas y arcanos de algunas sociedades, al haber muerto sus depositarios sin haber tenido tiempo de revelar el escondite de sus libros y escrituras.

Recomendaciones:

Ángeles:


El ocultismo:



Comentarios