Todo sobre Rosacruces

Rosacruces, ocultismo, esoterismo, símbolo de Rosa Cruz, francmasonería,  filosofía.
En 1614 y 1615 se transmitieron los escritos Reforma universal, La fama y Conffessio Fraternitatis; se le asignan estos escritos a J.V Andrene (1586-1654). Con estos tres ejemplares se muestra públicamente por primera vez la existencia de la hermandad de la Rosa Cruz. La historia trata de como el alemán Cristian Rosacruz (Christian Rosekreutz C.R.C.), fundo la orden de la hermandad de la Rosa Cruz, él se inició con los sabios de Siria durante un viaje a Oriente.


De igual forma cuenta el descubrimiento de la tumba de Rosacruz, y la sorpresa de sus seguidores  al encontrar además del cuerpo del maestro un libro simbólico escrito sobre pergaminos, diferentes objetos
rituales así como espejos de diversas virtudes, campanillas, y lámparas encendidas, es decir; “lámparas perpetuas” de los rosacruces.

Cristian Rosacruz o Rosa Cruz es una celebridad imaginaria, de quien se dice fue de raza germánica y vivió de 1378 a 1485. Los datos sobre este personaje son por demás ambiguos y contrarios, como suele pasar con los orígenes de una tradición ocultista.

Durante el medievo, pese a las represiones por parte de la Inquisición y castigos tan bestiales como la hoguera, no se detuvo el librepensador, el intelectual que intentaba conocer más de cerca del esoterismo, este pensamiento fue divulgado por organizaciones iniciáticas y sociales secretas, las cuales  sintetizaban las ideologías de las corrientes y pensamientos.

En esta época nacieron diferentes asociaciones como los alquimistas, hermetistas, cabalistas, por mencionar algunos. Con el renacimiento, y el ocaso del poderío de la Iglesia católica, se dio un ambiente favorable para la intelectualidad deseosa de desarrollarse cada vez más, surge el gran progreso de las más heterodoxas doctrinas.

Un ejemplo de ello es Nicolás Barnaud (1535-1601) que viajo a los 53 años por toda Europa en busca de los creyentes de la alquimia para comunicarles sus ideas políticas.

Los autores rosacruces tomaron como base alguna de las doctrinas del médico suizo Paracelso (1493-1541), y aludían más de una vez en la “profecía” de la llegada de Elías Artista:

Dios permitirá que se haga un descubrimiento de mayor relevancia que debe quedar guardado hasta la llegada de Elías  Artista.. Y es la verdad, no hay nada escondido que no deba ser descubierto por eso tras de mi vendrá un ser maravilloso, que aún no ha nacido, y que descubrirá muchas cosas.

Para el Rosacruz Andreae, Elias Artista no es una persona, sino un ser colectivo, personificado en la Orden de la Rosacruz.

En un principio, los rosacruces fueron alquimistas que implantaron pensamientos políticos y religiosos a sus propias doctrinas herméticas.

Crecen en Alemania, a finales del siglo xvI, principios del siglo xvII, la fecha más antigua de la que tiene referencia es 1598. En este año el alquimista Studion creo en Núremberg la asociación llamada Militia Crucífera Evangélica, a la que  muchos determinan como el antecesor de la Rosacruz, y cuyas teorías  se encuentran reunidas en el libro Naometria (1604), esta función estudia “la medida del templo místico”, usa el símbolo de la Rosa y de la Cruz y revela una “reforma general” y una “renovación en la tierra”. Todos los símbolos rosacruces se localizan en los pentáculos del alemán Heinrich Khunraath (?-1595).

Algunos investigadores han buscado el origen de la Rosacruz en el esoterismo musulmán y en los “alumbrados” de España, ahora lo esencial de la inspiración de esta orden parece haber sido tomada de los seguidores alemanes de Paracelso, mejor conocida como Pansophia (conocimiento universal) asociada a diferentes doctrinas más o menos teosóficas y místicas.

Hay escritos que revelan que al parecer la hermandad se constituyó hacia el año  1600, la persona que quería estar en dicha orden debía jurar guardar en secreto todos los conocimientos, esto al parecer fue fielmente llevado a cabo hasta 1614,fecha en la cual la Rosacruz creyó que era el tiempo para revelar su existencia al mundo.

Sus primordiales voceros fueron Rodolfo II de Habsburgo y otros famosos, como el conde Mauricio de Hesse-Cassel. El pastor luterano J.V. Andreae fue quien hablo en nombre de la hermandad, divulgando este grupo, que por mucho tiempo engaño al público oculto de entonces y a la misma ciudadanía.

El símbolo:

El símbolo de la Rosacruz está compuesta por una rosa roja puesta en el centro de una cruz, igual roja, por estar salpicada por la sangre mística y divina de Cristo.

Este símbolo, fue empleado por los caballeros cristianos durante el tiempo de las Cruzadas, según el filósofo ingles  Robert Fludd tiene un doble significado:

La cruz simboliza la sabiduría  del Salvador, el conocimiento perfecto; la rosa representa la pureza y la perfección del magisterio. En este emblema de igual forma se puede ver la cosmogonía del hermetismo, ya que la cruz, como símbolo masculino,  significa la divina energía creadora que ha fecundado a la matriz oscura de la sustancia primordial, representada en la rosa como símbolo femenino, misma que ha conseguido trascender el universo a la existencia.

Expansión de la orden de la Rosa Cruz

La hermandad de la Rosa Cruz tuvo sus inicios en Alemania y enseguida logro una gran expansión, sus seguidores más notables fueron Andreae Mynsicht (llamado Madathanus), Gutman y Michael Maier (1568-1622) y el gran místico Jacob Boheme (1574-1624), tales obras al igual que las del gran doctor del grupo Robert Fludd, hacen menciones a la “piedra filosofal” al  Cristo. “La santa piedra angular de la sabiduría”.

Pero el rosicrucianismo trascendió sus fronteras  de origen, el checo Comenio, uno de los principales hermanos, viajo a Holanda y enseguida consiguió seguidores, generalmente los Países Bajos eran una tierra fértil para obtener seguidores como Michel Potier y el cirujano David de la Planiscampy no tuvo mayor notoriedad. Aunque, fue en Inglaterra donde encontró gran territorio, gracias a los esfuerzos del médico Robert Fludd (1574-1637).


Robert Fludd viajo durante seis años por el continente europeo (1598-1603) recorrió Francia, Italia, España y Alemania hasta los confines de Polonia. En Alemania conoció hermanos de la orden de la Rosa Cruz y se inició en los ritos y doctrinas de la misma.

A su regreso, en Inglaterra, funda en Londres grupos que se extendieron muy rápido; verdaderamente Fludd fue un gran sabio.

Para el año 1605 la orden de la Rosa Cruz estaba fuertemente establecida en Inglaterra y fue esta organización quien introdujo en la “francmasonería” el sistema de altos grados llamados “escoceses”.

La rosa cruces y la francmasonería.

A mediados del siglo xvII, la orden de los Rosa Cruz adquirió fuerza y consiguió en la francmasonería refugio en los “talleres masónicos”. Los hermanos rosacruces se hicieron recibir como “masones aceptados”, e hicieron suyo el , emblema de las corporaciones de constructores.

Se llamaron “Masones simbólicos”, quienes laboraban en la construcción del templo “invisible e inmaterial”  de la humanidad. Tomaron el ritual de inicio y le añadieron concepciones herméticas y cabalísticas.

 la francmasonería

En sus creaciones se encuentra el grado de “maestro” con un ritual de iniciación donde revivieron el  “recipiendario”: la muerte, la “podredumbre” y la resurrección. Igualmente, introducen los “altos grados”, llenos de esoterismo cristiano.

De esta manera, se puede decir que la francmasonería moderna ha continuado el esoterismo de los rosacruces. Hicieron suyos, también, algunos de sus emblemas, como el pelicano, el Fénix que renace de sus cenizas, el águila bicéfala, por mencionar algunos.

Se debe tener presente que en la primera mitad del siglo xvII hubo una gran combinación de ideas, levantamiento de sociedades secretas que tomaban unas ideas de otras. Es difícil orientarse en este periodo donde misticismo y alquimia se juntaron a la par de los descubrimientos científicos, todo esto sumado a los deseos de una constitución social  que dio como finalidad  un gran número de utopías, como la Ciudad del Sol,  de Campanella y la Nueva Atlántida, de Francis Bacon, que, escribía a partir de 1622, especifica la “Casa de Salomón” donde habitan los sabios, acudiendo a los emblemas arquitectónicos.

La filosofía.

Gracias a que los discípulos  “hermanos” del rosacrucismo se dedicaban a escribir extensamente sobre la doctrina y fines de la orden, en el presente el historiador puede acceder con facilidad a esta información. En Europa las grandes bibliotecas tienen un sinfín de obras de este género de la primera mitad del siglo xvII.

Intentar resumir la doctrina Rosa Cruz, es casi imposible. Aunque, tomaremos un fragmento de Fludd donde trata sobre la filosofía religiosa de esta orden.

En un vasto sistema teosófico, un cristianismo esotérico enérgicamente influenciado por el hermetismo, la cábala, el neoplatonismo y la gnosis. Este sistema ha conseguido juntar los vestigios de las tradiciones secretas que durante el medievo y el renacimiento vivieron en el resguardo de la sombra.

Dentro de su doctrina se encuentran desarrollados todos los temas clásicos esotéricos como la cosmogonía sexual (donde el inicio del universo fue a través del fuego macho y la materia hembra). Todos los seres vienen de la misma raíz, del Ser supremo, de la Monada. Los hermanos, fiduciarios de la antigua filosofía secreta enuncian el retorno de la edad de oro.

El hombre, quien por su rebelión  se ve carente de la Divinidad, debe encontrar su reintegración  por medio del éxtasis; puede y debe volver a ser Dios. Provisto de una sabiduría  inherente el ser humano está consignado a operar la “reforma universal” religiosa y social. “La gran obra” es acerca de todo el Ergon la búsqueda interior de la “piedra filosofal”, refiere a la santificación del individuo.

Los rosacruces creían sólidamente en la continuidad de la “revelación” y mantuvieron la tradición  secreta por una sucesión ininterrumpida de “grandes iniciados”, estos principiados eran verdaderamente los rosacruces, en el sentido extenso y absoluto del término, a los demás integrantes de la hermandad solo se les conoce como simples “rosicrucistas”.

La rosa cruces y la francmasonería

Los “grandes principiados” eran depositarios de la “ciencia total” poseedores de la “piedra filosofal”, tal como el conocimiento supremo para alargar la vida indefinidamente, dotados de poderes sobrehumanos. Conocidos como “invisibles” que muchos de los célebres de aquel tiempo buscaron codiciosamente. Claro que hubo hombres que se dijeron ser “grandes iniciados”, así como el conde de Saint Germain y Cagliostro, en el siglo xvIII.

Sin embargo, la sociedad de los rosacruces influyo mucho más de lo que se piensa en la historia de la humanidad, de esta forma Descartes, seducido por las teorías  místicas de esta orden, durante su visita a Alemania y Holanda, se ordenó gracias al apoyo de su amigo, el matemático Faulhaber. Así el famoso Sueño de Descartes y Olimpica  son escritos verdaderamente reveladores de esta época del autor.

En definitiva, los rosacruces integraron a la francmasonería, que ha sido vigorosamente influida por seguidores; en cuanto a las organizaciones modernas que han pretendido, o pretenden, alargar el movimiento, no tienen nada en común con los rosacruces del siglo xvII (a esta clase pertenecen la “Orden Cabalística de la Rosa Cruz” de S. de Guaita, la “Rosa Cruz Católica” de Peladan, la Rosiacrucian Fellowship de Max Heindel, y otras sociedades no muy conocidas.

Recomendaciones:

Ángeles:


El ocultismo:


INDICE


"Si consideras que falta información que tú nos puedes aportar, agradeceremos la ingreses en los comentarios, será de gran ayuda para todos, de la misma manera, si no estás de acuerdo con algún punto"


Para poder responder a tús preguntas en tiempo y forma, por favor al dejar tú comentario escribe tú correo o escríbenos directamente a teescuchamos@bluee.biz


Comentarios