Cómo usar una lámpara bronceadora?

Lámparas bronceadoras, manera de usar una lámpara bronceadora.

¿Cómo usar una lámpara bronceadora?

No es recomendable el uso de lámparas de bronceado, salvo que forme parte de algun tratamiento de enfermedad en la piel.

En cuanto al peligro de la exposición a los rayos ultravioleta, ya sean solares o de una lámpara.

Tiende a resecar la piel y ésta se vuelve venosa y arrugada.

Por otra parte, existe una relación entre la exposición a los rayos ultravioleta y la aparición de manchas precancerosas y el cáncer de la piel.

Las personas que toman medicamento, que son sensibles a luz del sol, que padecen de la piel o alguna enfermedad interna, deben consultar a un médico antes de usar una lámpara de bronceado.

La cantidad de radiación ultravioleta que recibe de una lámpara para bronceado depende del tiempo de exposición o de la distancia que se coloque ésta.

La exposición con exceso puede dañar los ojos o generar peligrosas quemaduras.

Gradúe la distancia y el tiempo de exposición recomendadas por el fabricante.

Empiece periodos breves y alárgelos paulatinamente, no exponerse a la lámpara más de una vez al día.

Si la lámpara no contiene programador de zumbido, use un reloj con alarma para que no se quede dormido.

Nunca se exponga a una lámpara de bronceado sin goggles, los lentes para sol no protegen los rayos que proporciona la lámpara .

Cualquier persona que esté en la habitación mientras la lámpara funciona debe también de usar goggles, no deben entrar niños ni animales domésticos.