Cómo decirle a un niño la enfermedad que padece su papá?

Guía para padres, enfermedades, enfermedades de la familia, respuestas para un niño acerca de las enfermedades.

¿Cómo decirle a un niño la enfermedad que padece su papá?

Cuando un miembro importante de la familia cae enfermo, el ritmo de la vida del niño queda trastornado, no importa si la enfermedad sea leve o grave.

De acuerdo con el familiar enfermo y con la clase de mal, reaccionará de distintas maneras; puede manifestarse complacido (porque su papá no irá a trabajar y se quedará en casa).

Las reacciones del niño dependen en gran parte de los métodos que empleen los papás para responder a sus preguntas.

Es imposible ocultarle que alguien de la casa está en cama, hay que hacerle entender las causas que han
provocado trastornos en su pequeño mundo.

Es recomendable contestar a todas sus preguntas;

¿Que tiene mi papá?

El niño adivina inmediatamente que está enfermo, si es ligero el malestar del papá, la respuesta resulta sencilla y tranquilizadora.

“Tu papá tiene una enfermedad que se llama gripe” es como un resfriado fuerte, pero el doctor le dejó unas medicinas que lo pondrán bien en dos o tres días”.

Pero si la enfermedad es seria y complicada, es necesario advertir al niño que su papá tendrá una larga temporada de cuidados.

“El doctor manda que tu papá descanse por un tiempo porque está cansado y tiene muchos dolores, pero se pondrá otra vez bien y tienes que pedir a Dios para que sea pronto.

¿Por qué mi papá no quiere jugar conmigo?

A veces la enfermedad de un adulto no es comprensible para la mente infantil, para tranquilizarlo debe decirle que su papá no juega ni platica con nadie, porque se siente cansado y tiene malestares, pero no por eso ha dejado de quererlo.

¿Por qué ya no ríe mi papá?

Puede ser que el niño esté intranquilo por alguna fechoría y se sienta culpable de haberlo disgustado, debe decirle asegurándole el afecto de su papá, a veces las enfermedades lo ponen a uno de mal humor y sin ganas de nada.

Tu papá no está enojado contigo, lo que pasa es que no quiere que lo muevan ni qu le hagan ruido para así restablecerse pronto.

El solo hecho de rezar poco consuela al niño, hay que acompañar las oraciones con algunos actos que lo hagan ver que está colaborando en la salud de su padre.

¿Por qué se llevan a mi papá al hospital?

Porque el doctor va a operarlo para que vuelva a estar como antes, va a tomar unos rayos X , del cuerpo de tu papá, así sabremos por qué últimamente no se ha sentido bien y entonces el doctor le dará un medicamento que lo alivie pronto.

¿Por qué no me dejan ver a mi papá en el hospital?

Casi ningún hospital admite las visitas infantiles, pero aun en el caso de que lo permitan, hay que pensarlo antes de llevar a un pequeño a ver a su papá.

El pequeño pide ver a su papá por lo cual quiere asegurarse por sí mismo de que está bien, en cosecuencia, para satisfacerlo se le puede proponer una llamada telefónica si es posible, o bien, puede enviarle alguna nota.

¿Cuándo estará bien mi papá?

Si la enfermedad no es de cuidado, hay que responderle al pequeño diciéndole, cuando se mejoré y esté del todo bien.

Si la enfermedad es grave, no se le responda “tu papá pronto estará bien”, porque estas palabras no son verdad. Si el papá está muy grave y no se sabe a ciencia cierta el desenlace, hay que exponer los hechos al pequeño como son; por ejemplo.

“Tu papá está mal, hijo. Todos nosotros,los médicos y las enfermeras, hacemos lo posible para que mejore; por muy doloroso que sea está noticia, el pequeño debe saber la verdad.

La formación religiosa que haya recibido es un gran sostén en esos casos y a ella debe apelar la mamá para que el pequeño se conforme verdaderamente con la voluntad de Dios.

¿Se morirá mi papá?

El niño preguntará aun cuando la enfermedad sea leve, en especial si nunca ha visto enfermo a su papá, si la enfermedad es verdaderamente seria, hay que tranquilizar al pequeño.

Pero si el papá está en peligro de muerte, será más difícil responder a las preguntas del niño y, todavía más, evitarle el dolor de la verdad.

Sin embargo, la pregunta debe responderse con una valiente exposición de los hechos, por dolorosos que sean.

Puede decirle que su papá está muy enfermo y probablemente Dios se lo llevará al cielo, pero, al mismo tiempo, se le dará confianza para que no vaya a sentirse abandonado, diciéndole que todos van a cuidar de él.