Cómo entro ahí el niño que va a nacer?

Preguntas frecuentes que los niños hacen, una guía para padres, como decirles de la vida a los niños.

¿Cómo entro ahí el niño que va a nacer?

Esta es, tal vez, la respuesta más delicada de todas, puesto que equivale a la descripción del acto sexual, los padres deben estar seguros de que el hijo busca vedaderamente esta respuesta.

Responder que Dios lo puso ahí, por otro lado, al que quiere la verdad completa, hay que dársela, si los padres pretenden hacer sus explicaciones en el plano más natural.

Sin embargo si parten de la concepción inmaculada de María Santísima, diciendo que Dios colocó en ella una semilla, el acto que se desea explicar cobrará un valor sobrenatural muy valioso para la vida futura del niño.

¿Cómo entró esa semillita?

Empiece la respuesta recordando la concepción de Jesucristo, tanto el hombre como la mujer tienen en el cuerpo una semilla (célula, óvulo).

Cuando estas células se juntan, forman una sola que va creciendo hasta convertirse en un niño, la Santísima Vírgen tenía también un óvulo que Dios milagrosamente fecundó para que creciera y naciera Jesucristo.

Pero con nosotros Dios ha dispuesto las cosas de otra manera, permite que sea el padre quien deposite el semen dentro de la madre para fecundar el óvulo que ella guarda en el vientre y que de esta unión nazca el hijo.

La explicación mecánica del acto a veces sale sobrando porque por algo llevamos dentro el instinto sexual, si los padres creen necesario dársela a los jovenes, lo harán es términos sencillos, con naturalidad y respeto.

El pene del hombre se introduce en la vagina de la mujer para depositar allí el esperma que fecunde al óvulo femenino.

¿Cómo nacerá el niño?

Como siempre pasa algún tiempo entre las preguntas anteriores y ésta, hay que recordarle brevemente al niño la concepción antes de comentarle que cuando el niño (o el feto) ha crecido dentro de la madre.

Llega el momento en que tiene que vivir afuera y sale a través de un camino especial, volviendo por el camino por el que entró.

Hay que distinguir este camino especial de los demás por donde expulsamos la orina y el excremento, aun cuando los tres tengan una desembocadura próxima.

Si lo prefiere puede decirle el oficio de la cuerda umbilical, por la que la criatura se alimenta de las substancias de la madre hasta el momento de nacer y así mismo, explicarle que después resulta inútil.

Si pregunta ¿Te dolió cuando yo nací, mamá?

Responda que sí, sin exagerar, sí el parto fue doloroso, y agregando con alegría que soportó ese sufrimiento por amor al hijo.

¿por qué mi papá no tiene al niño?

La contestación es repetir lo que antes se habrá dicho, porque los cuerpos del hombre y de la mujer son distintos, porque papá es hombre y en su cuerpo no hay ningún lugar especial donde pudiera guardar al bebé.

¿Por qué yo no puedo tener un bebé?

La contestación es un sí rotundo, seguido de la explicación adecuada a la edad y a la formación del niño, a los niños más grandes se les irá diciendo que es posible tener un hijo fuera del matrimonio, sin embargo, las leyes civiles como la ley de Dios prescriben que la gente se case para tener hijos.

¿Por qué mi mamá lloraba anoche?

Es muy posible que el niño se dé cuenta de la vida íntima de sus padres, aunque se encuentre fuera de la habitación de ellos.

Estos sonidos pueden llamarle la atención al grado de hacerlo indagar lo ocurrido, se le debe responder que papá y mamá únicamente platicaban y reían.

¿Cuándo voy a tener un hermanito?

Hay que advertirle que no siempre se logra la formación de un ser humano, sino que depende de la voluntad de Dios y de muchas circunstancias.

¿Por qué mis tíos no tienen hijos?

Contestar que en ocasiones, tiene mucho que ver la condición física de los esposos, impropias para la concepción, se le dirá que estos casos son rarísimos y que muchos tienen remedio con un tratamiento médico.

Y en el último de los casos, a los esposos solos siempre les queda la satisfacción de adoptar a un niño.